Notimex
Marcel Marceau, "El Poeta del Silencio", fue despedido hoy, en medio de una sencilla ceremonia, en el cementerio Pere Lachaise, donde contará con la compañía eterna de Frederic Chopin, Oscar Wilde, Eugene Delacroix y Jim Morrison.
París.- El mimo más grande del siglo XX murió el pasado sábado 22, a los 84 años de edad. Su familia y alrededor de 300 personas estuvieron en los servicios fúnebres encabezados por el rabino René-Samuel Sirat.

Marcel Mangel, que era su nombre original, nació en Estrasburgo, Francia, el 22 de marzo de 1923, y algunos cabalistas consideran una señal que haya fallecido en una fecha similiar y durante la celebración del Yom Kippur, una fecha sagrada para los judíos.

Debido a su ascendencia judía, a los 15 años de edad logró escapar cuando los alemanes ocuparn Francia. Sólo su padre no logró hacerlo, por lo que murió en Auschwitz.

La guerra lo llevó a unirse a las fuerzas de liberación francesas, comandadas por el general Charles de Gaulle. Gracias a su excelente inglés trabajó como oficial con los aliados estadounidenses, comandados por el general George Patton.

Su carrera como mimo se inició en Alemania, al final de la Segunda Guerra Mundial (1939-45), actuando para las tropas francesas de ocupación.

Según relata en sus memorias, Marceau se interesó en la actuación al ver a Charles Chaplin. Al término de la guerra se matriculó como estudiante en la academia de arte dramático Charles Dullin, en el teatro de Sarah Bernhardt, de esta ciudad.

Fue alumno de Charles Dullin y Etienne Decroux, quienes al darse cuenta del excepcional talento de Marceau, lo invitaron a unirse a su compañía y le dieron el papel del Arlequín en la pantomima titulada Baptiste.

La actuación de Marceau le ganó una fuerte aclamación que lo incentivó a presentar ese mismo año (1946) su primer mimodrama, llamado "Praxitele and the Golden Fish", en el teatro Bernhardt. El público lo aclamó unánimamente.

Marceau creó en 1947 a "Bip", el payaso con un suéter a rayas y con un maltratado sombrero de copa decorado con una flor (que representaba la fragilidad de la vida) y que se convirtió en su alter ego, similar al "vagabundo" de Chaplin.

Las desventuras de "Bip" con todo lo que le rodeaba, desde mariposas hasta leones, barcos y trenes, en pistas de bailes o restaurantes, no tenían límites.

Ese famoso sombrero fue colocado hoy junto a su féretro y más tarde frente a su tumba. El ataúd fue cubierto por la bandera francesa y un músico interpretó piezas clásicas con su violonchelo durante la ceremonia.