Notimex
Anuncia construcción de centros de atención integral contra adicciones
Othón P. Blanco.- Tras advertir que su gobierno no bajará la guardia ni claudicará ante la delincuencia, el presidente Felipe Calderón aseguró que con la detención de la llamada "Reina del Pacífico" se desmantela un vínculo para pasar cocaína desde Colombia hacia México y Estados Unidos.

En el marco de la rehabilitación del parque 5 de Abril a través del programa Rescate de Espacios Públicos, destacó el esfuerzo de su gobierno para cerrar el paso a la delincuencia y al crimen organizado, a grado tal que dijo haber perdido de la cuenta del número de detenidos en lo que va de su administración.

Se refirió a la detención la semana pasada -"entre muchas que se han tenido este año, la verdad ya perdí la cuenta"- de dos de los delincuentes más peligrosos de Latinoamérica: "la famosa Reina del Pacífico, Sandra Avila Beltrán, y otro es un colombiano narcotraficante Juan Diego Espinosa Ramírez".

Acompañado por el gobernador de la entidad, Félix González Canto, expuso que, entre otras acciones, su gobierno está cerrando el paso a organizaciones criminales para evitar que la droga llegue finalmente a niños y jóvenes mexicanos.

"La lucha contra la delincuencia y el crimen organizado también ha rendido frutos en Quintana Roo y en la Península de Yucatán", explicó el mandatario.

Ejemplificó que en Campeche en abril pasado fue capturada una banda de secuestradores a quienes se decomisaron casi 50 armas de fuego y fue detenido Nabor Vargas García, cabecilla del grupo conocido como los Zeta en ese lugar.

Tras destacar otras detenciones en las últimas semanas de peligrosos delincuentes, el presidente sentenció que seguirá en esa lucha y que no hay temor ante ello.

"En Quintana Roo pensaron que nos ibamos a asustar y lo que hicimos fue mandar a Chetumal un refuerzo de más de 200 efectivos a las fuerzas federales de apoyo; así que estamos trabajando fuerte para evitar que la droga llegue a los niños y jóvenes pero también estamos generando espacios como éste para que puedan tener oportunidades de una vida ordenada y sana".

Explicó que la lucha se desarrolla con seriedad y "mi gobierno está firmemente comprometido por la seguridad de los mexicanos y no claudicaremos en la lucha contra la delincuencia, no vamos a ceder ninguna plaza, ciudad, colonia o barrio de México, que quede absolutamente claro".

En el marco del programa de Rescate de Espacios Públicos, indicó que si los muchachos caen en la droga lo más importante es "rescatarlos a cómo dé lugar de esa adicción".

Por esa razón anunció la construcción de 300 centros de atención integral contra las adicciones, lo que se hará con parte del dinero que se decomisó al empresario Zhenli Ye Gon.

Entre aplausos de los asistentes el mandatario precisó que esos 300 centros son más de los que ha construido el gobierno federal en 25 años y en Quintana Roo habrá siete.

Mencionó sin embargo que lo más importante es la participación de la sociedad; no es tener un parque público, sino usarlo, esa es la clave para el éxito y, "ojalá que desde tempranito, quiero ver a los señores y señoras aquí dándole vueltas al parque".

Al subrayar que por su parte "ya está chambeando", Calderón Hinojosa recordó que desde el principio de su mandato se comprometió a encabezar un gobierno que contribuyera a la construcción de un país de libertades y leyes.

"Asumí el reto de trabajar por un México donde imperara la paz, orden, legalidad y seguridad", es uno de los deberes más importantes que tiene un gobernante: garantizar la seguridad a la gente. De hecho, añadió, eso es lo que principalmente justifica que alguien tenga el mando, la fuerza pública o monopolio del poder.

Por esa razón, agregó, "emprendimos una guerra frontal contra el crimen organizado". Reiteró que ningún mexicano quiere que el país sea territorio de delincuentes, porque es y será de las ciudadanas y los ciudadanos.