Notimex
Tijuana, BCN.- Arzobispos y obispos de las diócesis del noroeste del país, en una evaluación del primer año de gobierno del presidente Felipe Calderón Hinojosa, resaltaron su esfuerzo por lograr consensos y la lucha contra la inseguridad.
El arzobispo de Tijuana, Rafael Romo Muñoz, calificó como positiva la labor que el presidente Felipe Calderón emprendió el 1 de diciembre de 2006, pues ha brindado una imagen eficaz al buscar la superación del país.

El prelado católico consideró que el jefe del Ejecutivo federal tomó en serio el reto que afronta el país, principalmente lograr la seguridad contra el estado de violencia, y sobre todo, combatir la corrupción.

El arzobispo de Chihuahua, José Fernández Arteaga, consideró que en este primer año de la administración de Calderón Hinojosa, el gobierno logró impulsar al país, pero por otra parte, continúa la desigualdad social.

El eclesiástico manifestó que la Iglesia católica hasta cierto punto está conforme con los logros del presidente de la República, "pero seguiremos pugnando porque disminuya el nivel de pobreza en el que viven millones de mexicanos".

En Baja California Sur, el obispo de la Diócesis de La Paz, Miguel Angel Alba Díaz, señaló que el presidente de México se ha esforzado este año por establecer buenas relaciones con todos los sectores y representantes de la sociedad, incluyendo la Iglesia.

Acotó que el mandatario federal ha emprendido una lucha frontal contra la delincuencia organizada y, sin duda, deberá tener continuidad para que se logre un ambiente de seguridad en el que todos los ciudadanos deben hacer su parte.

Alba Díaz aseveró que la mejor forma de gobernar es en apego a la ley y el respeto a las personas e instituciones para que funcionen correctamente, aspectos que han distinguido al gobierno de Calderón Hinojosa.

En Sinaloa, el obispo de Culiacán, Emigdio Duarte, puntualizó que en este primer año de gobierno del presidente Calderón destaca su combate a la delincuencia, y la tolerancia con los grupos sociales, con quienes ha buscado llegar a consensos.

El prelado de la Iglesia católica en la capital sinaloense expuso que el mandatario federal impulsó durante este primer año de gobierno cambios en el escenario político y, apuntó, se nota la decisión política presidencial para enfrentar los problemas del país.