LA JORNADA
México, D.F. .- A pesar de que internacionalmente hay una tendencia a la desaparición de las lenguas indígenas, en México el fenómeno de la migración centroamericana ha provocado que en años recientes se hayan detectado en los censos de población cinco "nuevas" en el país, informaron investigadores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
Señalaron que estos grupos migrantes, procedentes principalmente de Guatemala, se asientan en la frontera sur del territorio mexicano, donde registran un crecimiento poblacional de casi dos veces más que la media nacional. Esta situación "en ocasiones supera a los hablantes de otras zonas del país", como la norte, donde están los cochimies, los paipas y los kiliwa, agregaron los especialistas.

Indicaron que las "nuevas" lenguas indígenas descubiertas en el territorio nacional son el q'eqchi, el ki'che, el cakchiquel, el ixil y el mochós.

Actualmente en el país se estima que hay 21 lenguas amenazadas, debido a la reducción en el número de hablantes, a la dificultad de mecanismos de preservación y a la migración.

Sin embargo, Soren Wichmann, de la Universidad Leiden y el Instituto de Antropología Evolutiva Max Planck, precisa en un estudio que la situación de las lenguas indígenas de México es mejor que la de muchas partes del continente, de las cuales desaparecerán en pocas décadas las que tienen menos de 500 hablantes.

La población indígena es un segmento que avanza demográficamente dos veces más que el promedio nacional, señaló Luz María Valdés, del Instituto de Investigaciones Jurídicas, quien observó que el Consejo Nacional de Población (Conapo) refiere que anualmente la tasa de crecimiento demográfico en el país es de entre 1.2 y 1.3 por ciento, en tanto que las etnias indígenas crecen 3.8 por ciento.

"De continuar esas tendencias, la población indígena se duplicará en dos décadas, mientras que el resto de los mexicanos lo hará en cuatro o cinco", refirió.

Según los censos del INEGI, en México 81 por ciento de los indígenas son bilingües, generalmente de una lengua autóctona y el español; el resto son monolingües, fundamentalmente poblaciones aisladas y, sobre todo, pobres, destacó el coordinador de investigación del Programa Universitario México Nación Multicultural (PUMC), Carlos Zolla.

El asesor de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas expuso que las mujeres son las grandes transmisoras y conservadoras de las lenguas, pese a ser el sector más marginado.