La Policía Nacional y la Guardia Civil detuvieron el martes a 36 presuntos miembros de Segui, el brazo juvenil de la proscrita banda armada vasca ETA, por dar apoyo a la entidad.<br>Foto: AP
La Policía Nacional y la Guardia Civil detuvieron el martes a 36 presuntos miembros de Segui, el brazo juvenil de la proscrita banda armada vasca ETA, por dar apoyo a la entidad.
La fuerza pública indicó que las detenciones tuvieron lugar en el país vasco y la vecina provincia foral de Navarra durante la madrugada del martes.

Según la policía, los detenidos son acusados de intentar formar una nueva organización extremista para respaldar a ETA, ya que Segui fue proscrita por la justicia en el 2007.

ETA ha asesinado a más de 825 personas en su campaña por crear un país vasco independiente en el norte de España y el sudoeste de Francia. Los grupos juveniles de apoyo son la cantera que nutre las filas de la entidad con nuevos etarras, y con frecuencia atacan edificios gubernamentales, bancos, las sedes de los partidos políticos y el transporte público.