Agencias
William Omar Landrón Rivera, mejor conocido como Don Omar, estuvo detenido por más de cuatro horas, junto a su representante Juan Toro y el productor argentino Gabriel Feldman, en la fiscalía de la ciudad de Santa Cruz, en Bolivia, acusado de presunta estafa por un valor de 70 mil dólares. El reggaetonero de 29 años de edad fue dejado en libertad horas después, tras comparecer ante un juez.
La Paz.- La demanda judicial fue presentada por una empresa con base en La Paz, que alega que "el Don" canceló un concierto que tenía programado realizar en la capital boliviana el año pasado. Según el diario boliviano "El Deber", el artista declaró que suspendió la presentación porque el empresario que lo contrató no le envió los boletos de avión para viajar al país sudamericano.

Según informes, durante la reunión con el juez, la empresa demandante y los representantes del autodenominado "rey del reggaetón" llegaron a un acuerdo económico; pero, hasta el momento, no se han ofrecido detalles de dicho convenio. Medios locales informaron que el boricua estuvo "tranquilo" y hasta "sonrió y saludó" mientras era escoltado por agentes de la policía a su presentación ante el juez.

El intérprete puertorriqueño fue obligado a postergar el concierto de este miércoles en la ciudad boliviana de Santa Cruz, tras comparecer varias horas ante la justicia por la demanda que le interpuso un empresario local, informaron medios locales.

El boricua William Omar Landrón fue denunciado ante un juez de esa ciudad -donde debía brindar un espectáculo en un estadio el martes en la noche- por un supuesto incumplimiento de un contrato en 2006, demandado por el manager boliviano Diego Guzmán.

El afectado había declarado que no pudo viajar a Bolivia en esa oportunidad, porque no le enviaron los billetes de avión, además de que en la fecha acordada se registraron conflictos sociales en La Paz.

"Lo que me ha sucedido no cambia mi cariño por Bolivia ni mis ganas de seguir cantando", dijo Don Omar, quien tuvo que pasar varias horas en la justicia prestando declaraciones el martes y que se vio obligado a postergar su actuación.

El puertorriqueño, célebre por sus canciones como "Adiós", "Calm my Nerves" y "Dale Don Dale", alcanzó junto a sus representantes un acuerdo con la parte demandante, aunque los términos del entendimiento no fueron dados a conocer.