El Universal
La procuradora de justicia de Chihuahua, Patricia González, informó que todo apunta a que el presunto ataque al convoy en que viajaba el mandatario, José Reyes Baeza, se originó por un altercado vial
Chihuahua, Chih.- Hasta el momento no se puede descartar que se tratara de un ataque a la persona del gobernador la agresión que sufrió el convoy del mandatario estatal José Reyes Baeza, aunque todo apunta a que se trata de un altercado vial entre los agresores y la escolta, dio a conocer la Procuradora de Justicia, Patricia González, en rueda de prensa.

La funcionaria y el delegado de la PGR, Héctor García, informaron en conjunto que el presunto sicario detenido en el lugar de los hechos es un ex militar identificado como Eduardo Hernández Valdez, según la base de datos de la Agencia Federal de Investigaciones (AFI), quien habría pertenecido al Ejercito mexicano entre 2001 y 2003, en el estado de Guerrero.

Patricia González dijo que las declaraciones de los escoltas del gobernador permitieron establecer que el domingo por la noche un vehículo Bora se aproximó de manera sospechosa al convoy, encabezado por el automóvil del mandatario, y por un tramo de unos 4 kilómetros estuvo tratando de interponerse entre al auto satélite (el de la retaguardia) y el segundo en la fila.

Al llegar a un semáforo, los guardias cuestionaron a los tripulantes del Bora sobre sus intenciones, en ese momento llegó un segundo automóvil del que descendieron tres hombres armados y abrieron fuego contra los oficiales.

Al percatarse de lo que ocurría, Reyes Baeza se alejo del sitio a toda velocidad, mientras que otra de las unidades que lo acompañaba regresó a apoyar a sus compañeros.

En el tiroteo murió el comandante Alejandro Chaparro; ademas, dos agentes y algunos de los presuntos delincuentes resultaron lesionados.