El navío transportaba maderas con valor de un millón de euros y se perdió hace más de un mes en altamar. Las autoridades lo encontraron navegando con su tripulación, en un enigmático misterio marítimo
Moscú.- La armada rusa detuvo a ocho hombres acusados de asaltar el carguero Arctic Sea cerca de Suecia y secuestrar a la tripulación para obligarla a navegar hacia Africa occidental, en el giro más reciente de un enigmático misterio marítimo.

El ministro de Defensa Anatoly Serdyukov dijo el martes que los presuntos piratas fueron detenidos por una fragata rusa que alcanzó al carguero el lunes a unos 480 kilómetros (300 millas) de Cabo Verde, en el Atlántico. El lugar se encuentra a miles de kilómetros del puerto argelino donde debería haber atracado el carguero hace dos semanas.

Los presuntos secuestradores _ ciudadanos de Estonia, Latuania y Rusia _ fueron detenidos sin que fuera disparado un solo tiro, dijo Serdyukov según las agencias noticiosas estatales. Los 15 tripulantes rusos del carguero se encuentran bien y fueron trasladados a la fragata para ser interrogados.

El motivo de la captura del vetusto carguero y su presunto cargamento de madera sigue siendo un misterio.

Los especialistas en temas de seguridad y marítimos dijeron que el recorrido misterioso de cuatro semanas del Artic Sea apunta a otro motivo que a la simple piratería y algunos han conjeturado una participación estatal o un cargamento secreto, posiblemente material nuclear.

El Arctic Sea zarpó del puerto finés de Pietarsaari el 21 de julio. Nueve días después, la policía sueca dijo que el propietario del carguero denunció que los tripulantes dijeron que la embarcación había sido abordada por hombres enmascarados desde el 24 de julio cerca de la isla sueca de Gotland.

Al parecer los atacantes maniataron a los tripulantes, los golpearon, dijeron que buscaban drogas y se fueron 12 horas después en una lancha inflable.

Serdyukov dijo que los asaltantes abordaron el carguero con el pretexto de tener una avería con su lancha inflable. Los asaltantes, armados, obligaron luego a los tripulantes a cambiar de curso y desconectaron el sistema de navegación del Arctic Sea, agregó el ministro.

Para cuando fue conocido el informe sueco del asalto, el carguero había cruzado el Canal de la Mancha, en donde estableció su último contacto radial el 28 de julio. Las señales de radio-posición de la nave fueron recibidas frente a la costa de Francia al día siguiente, aunque esa fue la última vez que dio señales de vida, hasta el lunes.