CANNES.- Uno de los protagonistas de la película mexicana "Los Bastardos", el joven Rubén Sosa, estuvo retenido varias horas por la policía a su llegada al aeropuerto de Niza para participar en el Festival de Cannes, según indicó el productor de la película, Jaime Romandía.
"Fue tratado como un maleante: lo agarraron por el brazo, le vaciaron y desmontaron la maleta, lo dejaron en calzones delante de todos", detalló a su vez François Guerrar, encargado de prensa de la película de Amat Escalante presentada el martes en la sección oficial Una Cierta Mirada.

"La cosa duró unas tres horas. No entendió nada, tenía miedo y estaba perdido. Un Mercedes de la producción fue a buscarlo y el chofer se dio cuenta de que los siguieron hasta Cannes", agregó Guerrar.

Contactada por la AFP, la Policía del Aire y Fronteras del aeropuerto de Niza indicó que no tenía información de esta retención.
"La idea de un seguimiento hasta Cannes parece poco creíble, por nuestra falta de medios", declararon por su parte fuentes de la Prefectura regional, que tampoco estaba al corriente del incidente.

Según Guerrar, Sosa llegó a Niza el lunes proveniente de México vía París, donde no tuvo ningún contratiempo porque "tiene su visa", agregó. Rubén Sosa estuvo presente en la presentación oficial de "Los Bastardos", no así el otro protagonista, Jesús Moisés Rodríguez, que según Guerrar no consiguió visado para entrar en territorio francés.

Ninguno de los dos intérpretes es actor profesional. Rodríguez trabajaba en unas obras en Guanajuato y Sosa fue descubierto en una calle de la ciudad por el equipo de "Los Bastardos" un par de días antes de empezar el rodaje de la película en la ciudad norteamericana de Los Angeles.