La Policía costera de Malasia detuvo a siete piratas indonesios que operaban en el estrecho de Malaca, después de protagonizar una persecución en lancha que incluyó tiroteos y lanzamientos de granadas, informa hoy la prensa local.
Uno de los forajidos indonesios resultó herido de bala durante el intercambio de disparos, registrado el lunes, y fue hospitalizado, según fuentes policiales.

"Dañamos el motor de su lancha con nuestros disparos. Así, logramos arrinconarles después de 30 minutos de persecución", explicó el oficial Mohamad Kamsani Abdul Rahman al diario malayo "The Star".

El estrecho de Malaca, tradicional canal de navegación entre Oriente y Occidente, ha visto reducir considerablemente el número de ataques de estos delincuentes, arrinconados por la Policía costera de Singapur, Malasia e Indonesia.

En 2008, se registraron dos incidentes en este lugar, antaño infestado de piratas, frente a los siete de 2007, según la Oficina Marítima Internacional, que asegura que los ataques están más relacionados con el robo que con los secuestros de barcos, ahora más frecuentes en aguas de Somalia. EFE