Notimex
México.- Elementos de la Policía Judicial detuvieron a un sujeto después de 19 años de estar prófugo, luego de haber asesinado a golpes a un compañero de un equipo de fútbol, y lo trasladaron al Juzgado Noveno Penal del Reclusorio Preventivo Norte.
La Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PGJDF) refirió que los hechos se registraron el 16 de julio de 1988 en el campo 33 de la puerta 6 de la Ciudad Deportiva, en la Magdalena Mixiuhca, delegación Iztacalco.

Luego de protagonizar un partido de fútbol, los integrantes de ambos equipos festejaban el encuentro con bebidas embriagantes, pero José Florencio Nolasco Morales y Rufino Chávez Guerrero empezaron a discutir por diferencias futbolísticas.

De los insultos verbales pasaron a los golpes; sin embargo, Nolasco Morales practicaba lucha libre amateur con el apodo de "El Guerrero Rojo" o "El Silencioso", por lo cual puso en práctica sus conocimientos y sometió a su rival por la cintura, lo puso boca abajo y le aplicó el "martinete" provocándole la muerte instantánea.

En un comunicado la PGJDF señaló que para evadir la acción de la justicia el presunto homicida se trasladó a la ciudad de Tijuana, Baja California, donde radicó hasta 1991. Después emigró como indocumentado a Estados Unidos estableciéndose por 10 años.

Hace dos años Nolasco Morales regresó a la ciudad de México para desempeñarse como dibujante en diferentes empresas y hacer trabajos particulares del mismo oficio.

El sospechoso vivía en el domicilio de su mamá, ubicado en Calle 32, número 38, colonia Progreso Nacional, delegación Gustavo A. Madero, por lo que implementaron un operativo de vigilancia para asegurarlo.

Tras su captura, el luchador fue trasladado al Juzgado Noveno Penal del Reclusorio Preventivo Norte, donde será procesado bajo la causa penal 39/89 por el delito de homicidio.