Tijuana, Baja California.- Un soldado estadounidense fue detenido el martes tras intentar huir de un retén de la Marina mexicana en Baja California (noroeste), acción que obligó a los marinos a disparar contra su vehículo, informó el alcalde del municipio de Playas de Rosarito.
"Intentó darse a la fuga al ingresar en sentido contrario de la carretera por donde viajaba" en dirección hacia su país, dijo el alcalde, Hugo Torres, en declaraciones reproducidas este miércoles por el diario El Universal.

El soldado Joshua Kendall, perteneciente al cuerpo de marines estadounidense, sufrió heridas leves en un ojo a causa de los vidrios de su auto rotos por los disparos, por lo que tuvo que ser hospitalizado.

Aunque el ministerio de Marina y las autoridades judiciales mexicanas han guardado total silencio sobre el incidente, según diversas fuentes extraoficiales, en el vehículo del marine estadounidense se localizaron varios cargadores para rifle y un chaleco antibalas.

El domingo el cuerpo de una ciudadana estadounidense fue encontrado junto con los de tres mexicanos ejecutados a balazos -todos ellos con antecedentes penales- en Playas de Rosarito, en un crimen que fue relacionado con un ajuste de cuentas entre bandas del narcotráfico.