Entre los detenidos se halla el jefe adjunto del Departamento de Limpieza de Nueva York, Frederick Grimaldi, quien, en colaboración con su suegro, Michael Murdocco -presunto miembro de los Gambino-, supuestamente desvelaban pujas por contratos municipales de servicios a cambio de dinero.
Nueva York, EU.- Un total de 22 individuos, incluidos algunos destacados miembros de los clanes mafiosos de los Luchese y los Gambino, fueron detenidos y acusados de delitos relacionados con préstamos usureros, juego ilegal y soborno a funcionarios públicos, informaron hoy las autoridades neoyorquinas.

"Nuestra amplias investigaciones han revelado las actividades internas de dos familias delictivas y han puesto al descubierto sus conexiones con la administración local y estatal", manifestó el fiscal de Nueva York, Andrew Cuomo, en un comunicado.

Agregó que los implicados en las actividades ilegales descubiertas, entre las que se incluye también el soborno para conseguir contratos municipales, "presuntamente operaban redes delictivas controladas de forma directa por la mafia".

Las investigaciones se han centrado en las operaciones que realizaban esos clanes del crimen organizado en el barrio de Staten Island, uno de los cinco que integran la ciudad de Nueva York.

Entre los detenidos se halla el jefe adjunto del Departamento de Limpieza de Nueva York, Frederick Grimaldi, quien, en colaboración con su suegro, Michael Murdocco -presunto miembro de los Gambino-, supuestamente desvelaban pujas por contratos municipales de servicios a cambio de dinero.

La relación de implicados incluye además a un funcionario de la Corte Suprema de Nueva York, Scott Weissman, asignado a un juzgado en Brooklyn y quien actuaba supuestamente como intermediario en actividades de juego ilegal controladas por la mafia.

También han sido detenidos Carmine Sciandra, dueño de una cadena de supermercados en Staten Island denominada "Top Tomato", y Benedetto Casale, propietario de una tienda de materiales de construcción en ese condado, vinculados ambos a los Gambino.

Otros detenidos están relacionados con el juego ilegal y el intento de soborno a agentes policiales a cambio de proteger sus respectivas actividades, así como la gestión de préstamos abusivos y la extorsión, entre otros delitos.

El jefe del Departamento de Policía de Nueva York, Raymond Kelly, dijo que uno de los aspectos más satisfactorios de la operación "es que comenzó con un intento frustrado por parte de miembros de los Luchese de sobornar a policías con un cuarto de millón de dólares" y culminó con el desmantelamiento de dos redes de juego ilegal.