DF. Foto: Archivo
Arturo Páramo/Excélsior
El Distrito Federal y Pekín son las peores urbes para usar auto, de acuerdo con una encuesta de IBM
Su encuesta Mundial a Usuarios de Transporte revela que, debido al crecimiento del parque vial en el Distrito Federal, manejar un vehículo es emocionalmente desgastante y económicamente costoso.

Los resultados de la encuesta, aplicada a ocho mil 192 automovilistas de las 20 ciudades más importantes del mundo, revelan que la Ciudad de México y Pekín, China, son las más demandantes cuando de ponerse al volante se trata, seguidas de Johannesburgo, Moscú y Nueva Delhi.

En la encuesta se establece que el uno es el punto en que conducir un auto no afecta las emociones ni provoca pérdidas económicas para el conductor y 100 implica el máximo desgaste emocional y monetario. La Ciudad de México y Pekín alcanzan 99 puntos.

El índice toma en cuenta el tiempo de traslado, el tiempo que el automovilista está detenido en congestionamientos, el precio del combustible, si el conductor considera si el tránsito ha empeorado, además de la velocidad de avance.

En cuestiones emotivas, el estudio analiza en qué medida el conductor se estresa en el tránsito, si el conducir le causa enojo, si el tránsito ha afectado la vida del automovilista o si ha dejado de usar el auto por el tránsito pesado, y si decidió no hacer un viaje por el tránsito pesado.

De acuerdo con el estudio de IBM, 56 por ciento de los conductores en la capital mexicana asegura que el tránsito ha afectado negativamente su desempeño en la escuela o el trabajo, frente a 84 por ciento en Pekín y 62 por ciento en Nueva Delhi.

Los habitantes de la zona metropolitana del Valle de México también se encuentran entre los que piensan que actualmente el tránsito es "algo peor" o "mucho peor" que en años previos, con 62 por ciento de los encuestados, frente a 80 por ciento en Johannesburgo, 64 por ciento en Moscú, 61 por ciento en Sao Paulo y 57 por ciento en Buenos Aires.

De acuerdo con el estudio, el tránsito impacta en todos los ámbitos y obliga a los gobiernos, ciudadanos y organizaciones del sector privado "a buscar soluciones que van más allá de la construcción de carreteras adicionales y el mayor acceso al transporte público".

En la Ciudad de México se planea completar en los próximos años el segundo piso de Periférico desde Cuemanco hasta Tepotzotlán, además de dotar a la urbe de más línea de Metro y Metrobús, sin embargo, cada año se suman a la circulación unos 200 mil autos.

La capital China vio rebasada su infraestructura vial por el incremento explosivo de su clase media. Sólo en el primer trimestre de 2010 se sumaron 248 mil autos a sus calles, pero se espera invertir 80 mil millones de yuanes (151 mil millones de pesos mexicanos) en nueva infraestructura en este mismo año.

"Las soluciones tradicionales no bastarán para superar el crecimiento del tránsito en estas ciudades de rápido desarrollo, de modo que es necesario implementar múltiples soluciones simultáneamente para evitar el colapso de las redes de transporte", señaló Naveen Lamba, líder mundial de soluciones de transporte inteligente en IBM.