El cañonazo que dejó a México fuera de la fiesta mundialista hace cuarro años. Foto: Archivo Vanguardia
El jugador que fulminó a México hace cuatro años con un 'bombazo' desde fuera del área, entrenó con el cuadro titular
PRETORIA. El seleccionador argentino, Diego Armando Maradona, afina el equipo con el que pretende afrontar a México en octavos de final del Mundial de Sudáfrica el próximo domingo, en el que aparentemente no estarán ni Sebastián Verón ni Jonás Gutiérrez.

Así se desprende del entrenamiento de hoy, en el que estos dos serán los principales cambios para medirse a México.

Jonás, que actuó de lateral derecho en los dos primeros partidos y que estuvo ausente en el tercero por acumulación de tarjetas, deja su puesto a un Nicolás Otamendi, que causó una grata impresión en el encuentro contra Grecia, cuando jugó en la banda derecha.

De confirmarse este cambio, el de Vélez sería el principal beneficiado del encuentro contra Grecia, cuando Maradona decidió dar oportunidades a los jugadores que venían gozando de menos minutos.

No sólo superaría a Jonás, sino también a Nicolás Burdisso, que había ocupado el puesto en el lateral derecho cuando reposó Jonás.

Burdisso fue, además, titular en el centro de la zaga frente a Grecia en lugar de Walter Samuel, que arrastraba problemas físicos.

El central del Inter parece recuperado de esas molestias en el muslo izquierdo y en el entrenamiento actuó de titular, lo que parece indicar que recuperará ese estatus frente a México.

El otro cambio importante atañe al centro del campo, donde Maxi Rodríguez entraría en el puesto de Sebastián Verón.

El jugador del Liverpool puede otorgar al equipo más fortaleza en el centro del campo que el del Estudiantes, una robustez que puede ser bienvenida ante el gran armazón táctico que se espera que arme el seleccionador mexicano, Javier Aguirre.

El resto de la osamenta sería la utilizada en los dos primeros partidos, con Martín Demichelis acompañando a Samuel en el eje de la zaga.

El centro del campo lo completarían, junto a Maxi por la derecha, el capitán Javier Mascherano en el centro y Angel di María por la izquierda.

Lionel Messi, Carlos Tevez y Gonzalo Higuaín serán los encargados de la faceta ofensiva del equipo, la más peligrosa y en la que Maradona tiene puestas sus mayores espectativas. Argentina tiene la posibilidad de lograr de nuevo, como en 2006, el pase a cuartos de final, también contra México.

En aquella ocasión la clasificación se obtuvo gracias a un potente zurdazo de Maxi que se coló por la escuadra mexicana.

El jugador del Liverpool afirmó hoy que espera repetir la gesta, aunque dijo que no necesita que sea un gol tan hermoso. "Me conformo con empujarla" , aseguró el jugador.

Conocedor de Aguirre, con quien compartió tres temporadas en el Atlético de Madrid, Maxi afirmó que el técnico mexicano es suficientemente inteligente como para no afrontar a Argentina de tú a tú, por lo que espera un México que juegue al contragolpe.