Londres, Inglaterra.- Todo apunta a que la historia se repite, con los mexicanos Diego Luna y Gael García Bernal de nuevo juntos como protagonistas y bajo la dirección de Carlos Cuarón.
Aunque Luna asegura que su próximo film es muy distinto a "Y tú mamá también", admite que es "consciente del riesgo de repetir algo único y maravilloso".

La nueva apuesta de los mexicanos es "Rudo y Cursi", una historia sobre dos hermanos que "aborda un tema universal: el amor que se tienen y la relación de poder inevitable que se establece entre ellos", declaró hoy Luna a Efe.

"Los personajes tienen algo de Gael y mío porque hemos crecido juntos, un poco como hermanos. No creo en las máscaras, al final uno actúa con lo que uno es y siempre acabas llenando de ti a tus personajes", reveló.

Añadió que "nunca" ha visto a Gael como un rival, sino como un "aliado" con quien ha tenido la "oportunidad de andar este camino que es el cine".

"Rudo y Cursi", que llegará a las pantallas en 2008, es la ópera prima de Carlos Cuarón, guionista de la internacionalmente aclamada película "Y tu mamá también" que, dirigida por su hermano Alfonso, en 2001 lanzó a la fama a Luna y García Bernal.

"No puedes creer que las experiencias maravillosas son una fórmula y que, como fue increíble, lo puedes repetir otras dieciocho veces, como 'Chin y Chon', y aparecer en todas partes. Pero han pasado casi siete años y era importante que trabajáramos todos juntos de nuevo, aunque las condiciones son distintas", afirmó Luna.

Según el intérprete de cintas como "The Terminal" (2004) y "Open Range" (2003), rodar "Rudo y Cursi" fue una experiencia "increíble" por trabajar otra vez con las personas que quiere y a las que debe tanto, aunque esta vez el film se desarrolla en un ambiente futbolístico.

El que ya es uno de los astros más importantes del cine mexicano se encuentra estos días en Londres para presentar esta noche su primera película como director, el documental "J.C. Chávez", en el festival de cine "Descubriendo Latinoamérica".

"Dirigir ha sido la experiencia más bonita y completa de mi vida. Han sido casi tres años muy emocionantes y no hay nada tan hermoso como contar una historia", dijo Luna.

Curiosamente, el realizador también admite que terminó en este proyecto por "irresponsable y por pensar poco".

Sin embargo, dirigir es algo que ha querido hacer siempre, un poco también por "estar cansado de actuar", y lo único que le faltaba era "una historia" que contar.

Finalmente se decidió por narrar la vida del boxeador mexicano Julio César Chávez, ya que le dio una oportunidad de hablar sobre quién es él mismo, la historia de su país y la política de México.

Aseguró que la vida de ese deportista le pareció "absolutamente alucinante" al ser éste "un hombre que no sabía perder en un país donde estamos tan acostumbrados a usar las palabras 'derrota' y 'fracaso".

"Empecé hablando de él y terminé hablando de mí", reflexionó.

Actor, productor y ahora también director, el joven mexicano dice que tiene "alma de director o de productor" porque mientras los actores "normalmente se abstraen tras su interpretación", él siempre se ha dedicado a "espiar para ver qué pasaba detrás de las cámaras".

Aunque no le faltan los proyectos ni como actor ni como director, de hecho está empezando a escribir el guión de su próxima película, Luna dijo que en un futuro no se ve en el mundo del cine.

"Me veo más como marinero, quiero tener un bote, pescar y recorrer el mar, sobre todo para alejarme del mundo de la fama, que es lo que menos me fascina de todo esto".