Universal
Un legislador libanés antisirio y otras seis personas murieron ayer, mientras 56 resultaron heridas, como consecuencia de la explosión de un coche-bomba en la ciudad de Beirut, que sembró el terror y el caos seis días antes de la elección presidencial en el Parlamento
BEIRUT/DAMASCO.- Un legislador libanés antisirio y otras seis personas murieron ayer, mientras 56 resultaron heridas, como consecuencia de la explosión de un coche-bomba en la ciudad de Beirut, que sembró el terror y el caos seis días antes de la elección presidencial en el Parlamento.

Un agente de seguridad confirmó que el parlamentario fallecido es Antoine Ghanem, del partido cristiano Falange, miembro de la mayoritaria coalición antisiria del primer ministro Fuad Siniora. Ghanem perdió la vida junto a dos de sus guardaespaldas.

Varios coches se incendiaron y los trabajadores de emergencias retiraban cuerpos del lugar del ataque. Una fuente de seguridad libanesa señaló que, según las primeras investigaciones, se trató de una bomba de 35 kilogramos detonada por control remoto.

Ghanem es la séptima figura antisiria en ser asesinada en Líbano, desde el asesinato del ex primer ministro Rafik al-Hariri, el 14 de febrero de 2005.

La explosión de ayer se produjo en el barrio de Sinn al Fil, cerca de la casa del ex presidente libanés Amin Gemayel, líder de la Falange cristiana y padre del ex ministro de Industria asesinado, Pierre. En la zona también vive el ex diputado y candidato presidencial Nassib Lahoud. Edificios colindantes resultaron dañados mientras los cristales rotos se esparcían por la calle.

El primer ministro Siniora advirtió que la justicia castigará a los asesinos de Ghanem, al tiempo que pidió la asistencia de la ONU en la investigación del crimen, que el secretario general, Ban Ki-moon, y el Consejo de Seguridad condenaron con dureza.

Siniora aseguró que el atentado en Beirut contra el parlamentario antisirio es "un claro intento para desestabilizar el proceso constitucional" antes de la elección en el Parlamento de un nuevo presidente.

"El asesinato de Antoine Ghanem es un claro mensaje para silenciar a las voces de la libertad", señaló Siniora en un comunicado.

Siniora agregó que los libaneses pronto tendrán un nuevo presidente elegido por el Parlamento. "No importa cuáles sean los sacrificios, tendremos un nuevo presidente", dijo.

Aliados políticos del diputado asesinado interpretaron el atentado como un intento de sus rivales de "decidir con bombas" la elección. "Es un asesinato con el claro objetivo de reducir el número de diputados antisirios en el Parlamento, dijo el diputado antisirio Antoine Zahra.

El líder druso y parlamentario Walid Jumblatt acusó a Siria del asesinato, al decir que Damasco desea evitar que "la mayoría elija un presidente democrático".

Por su parte, Siria condenó "fuertemente" el atentado y dijo que el asesinato de Ghanem era un "acto criminal", que tiene como objetivo sabotear la reconciliación en Líbano. De igual forma, EU condenó el asesinato y dijo que parecía coincidir con el patrón de los casos anteriores. Desde octubre de 2004, hay un "patrón de asesinatos políticos" paraintimidar a aquellos que luchan por un Líbano soberano y democrático, afirmó en Washington la portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino.