El Universal
El documento avalado en reunión de trabajo alerta sobre los posibles riegos de salud o alteraciones en el genoma humano como consecuencia del uso y liberación al ambiente de productos transgénicos.
La Comisión de Ciencia y Tecnología de la Cámara de Diputados aprobó este lunes reformas a la Ley de Bioseguridad de Organismos Genéticamente Modificados, con el fin de reforzar las medidas de seguridad para evitar riesgos a la salud, al ambiente y a la diversidad biológica.

El documento avalado en reunión de trabajo alerta sobre los posibles riegos de salud o alteraciones en el genoma humano como consecuencia del uso y liberación al ambiente de productos transgénicos.

Según datos dados a conocer por la comisión, existe evidencia de efectos negativos para la salud, como el caso de la hormona bobina recombinante, que según estudios puede producir mastitis o infecciones en las ubres de las vacas y que inevitablemente producen leche con pus.

Esta hormona genéticamente modificada, añade el documento, ha sido asociada al cáncer de mama al incrementar las concentraciones del factor de crecimiento de insulina en la leche.

"Si bien no hay evidencia reconocida que sugiera una correlación entre el deceso de personas y la ingesta de estos alimentos, sí hay casos de decesos asociados al consumo de alimentos OGMs", agrega.

Por ello, la Comisión propuso un artículo 37 bis, que busca establecer estudios, análisis y evaluaciones de los posibles riegos o efectos adversos al medio ambiente, la diversidad biológica, la sanidad animal, vegetal o acuícola y a la salud humana, por el uso de este tipo de productos como insumos o derivados y sus posibles combinaciones.

Los estudios comprenderían como mínimo el enfoque de precaución; la asesoría de expertos en los ámbitos científico, social, de salubridad y ambiental; una descripción detallada de las medidas de gestión de riesgo a ser aplicadas, así como la difusión amplia y transparente de los resultados de los estudios.