El juez de distrito Dale S. Fischer concedió la petición de McTiernan de revertir su alegato por un cargo de mentirle al FBI acerca de su asociación con el investigador privado Anthony Pellicano, quien fue convicto en el caso.
Los Angeles, EU.- Un juez permitió que el director de la saga de películas Duro de Matar, John McTiernan, cambie su alegato (testimonio) de culpabilidad en un caso sobre intervenciones de teléfonos a celebridades de Hollywood, y lo dejó con una sentencia de cuatro meses de cárcel.

El juez de distrito Dale S. Fischer concedió la petición de McTiernan de revertir su alegato por un cargo de mentirle al FBI acerca de su asociación con el investigador privado Anthony Pellicano, quien fue convicto en el caso.

McTiernan no se encontraba en la sala durante la audiencia.

El Fiscal general Dan Saunders dijo que con el cambio se presentará una nueva acusación contra McTiernan, pero no entró en detalles.

Fischer también le impuso una fianza a McTiernan de 100 dólares y fijó para el 23 de marzo una nueva audiencia con los abogados para discutir los detalles del caso.

McTiernan, de 58 años, argumentó que tuvo una mala representación legal, que traía un desfase de horario y que estaba bajo la influencia del alcohol cuando hizo su alegato en abril de 2006.

McTiernan, cuyos créditos en el cine también incluyen Predator, había dicho en el acuerdo que firmó entonces, que le pagó a Pellicano para que interviniera ilegalmente las comunicaciones del productor Charles Roven luego de que ambos trabajaran en 2002 en el filme Rollerball y que le mintió al FBI sobre el asunto.

El director estuvo libre bajo fianza mientras se vio la apelación del caso.

Pellicano fue declarado culpable de intervenir teléfonos de celebridades y otras personas para obtener información para sus clientes. Fue sentenciado a 15 años en una prisión federal.