Se calcula que más de 250 mil mexiquenses son discapacitados. (Foto: Especial)
El Universal
La entidad mexiquense no cuenta con una ley específica que proteja a las personas que sufren una discapacidad, a pesar que es un problema de gran importancia
Él tiene 40 años, su nombre es Alfredo, padece Síndrome de Down. Su madre murió hace tres años, a su padre nunca lo conoció, no tuvo hermanos o primos que conocer.

Vive en el municipio de Atizapán de Zaragoza, lo cuidan algunos vecinos que se sienten preocupados por él, sin embargo no le gusta mucho la compañía, goza más su soledad.

"Mi mamá murió hace algunos años, me siento triste porque la extraño sin embargo todos los días me voy a trabajar, ya sea cuidando coches, barriendo locales o ayudan a la gente con sus bolsas de mandado", mencionó Alfredo.

Su caminar ya es cansado, como si su vida fuera pesada. Su sonrisa aparece por un instante cuando alguien le da dinero por lo que hace o cuando le regalan un cigarro, ya que él fuma aunque le dé dos bocanadas.

Alfredo se despide dice que ya se va a trabajar: "hay que ganar dinero de cualquier parte, en donde sea porque el hambre es canija, aparte se siente refeo cuando fumas y tienes un hueco en el estómago".

Éste es uno de los miles de casos que existen en el estado de México donde la familia es una pieza fundamental para las personas que sufren de cierta discapacidad.

Sin embargo hay otros casos, de los cuales aún no nos hemos percatado, ya sea en la colonia, lugar de trabajo o en el mismo núcleo de convivencia.

No hay ley para ellos

Se calcula que más de 250 mil mexiquenses son discapacitados, lo que convierte al estado de México en la entidad con mayor número de personas que padecen este problema en el país.

La entidad mexiquense no cuenta con una ley específica que proteja a las personas que sufren una discapacidad, a pesar que es un problema de gran importancia.

Solo en el Código Administrativo del estado de México, señala la protección e integración al desarrollo de las personas con capacidades diferentes. En dicha regulación, en el Libro Undécimo se señalan los servicios y las acciones a cargo del Estado en favor de los mexiquenses discapacitados.

Destaca que las personas discapacitadas son aquéllas que sufren una pérdida, alteración o disminución de un órgano o función física, sensorial o intelectual, que limita las actividades de la vida diaria.

Dichas disposiciones "tienen la finalidad procurar el desarrollo personal y la integración plena a la sociedad de los mexiquenses con estos problemas".

"Los servicios que presten las instituciones para la rehabilitación de personas con capacidades diferentes, aun cuando se denominen, ostenten o constituyan bajo otra modalidad, se sujetarán a las disposiciones previstas en la Ley General de Salud", señala la regulación existente.

Además, en caso de que no se cumpla con lo estipulado, están previstas algunas sanciones. Éstas pueden ser, en el caso de que se ocupen indebidamente los espacios: de estacionamiento preferencial, o bien obstruyan las rampas o accesos para personas con capacidades diferentes, una multa de 30 salarios mínimos

Además, el artículo 11.43 estipula que habrá una "Multa equivalente de cincuenta a cien veces el salario mínimo general vigente del área geográfica que corresponda al momento de cometer la infracción, a los prestadores del servicio público de transporte que nieguen u obstaculicen el uso del servicio".

La sanción más grave equivale a 500 salarios mínimos y será aplicada:

a) Los empresarios, administradores y organizadores de espectáculos públicos que omitan o ubiquen discriminatoriamente los espacios reservados, así como las facilidades de acceso para personas con capacidades diferentes.

 b) Las empresas o constructoras de conjuntos urbanos que no brinden las facilidades arquitectónicas.

c) Los propietarios de restaurantes y centros comerciales que no brinden las facilidades arquitectónicas previstas en el código.