Universal
Manifiesta el mandatario de Morelos, Marco Antonio Duarte, su preocupación a la propuesta de reforma al considerar que podría incrementarse la dependencia hacia los recursos energéticos y petroleros
Los gobernadores de Chihuahua y Morelos, José Reyes Baeza y Marco Antonio Adame, respectivamente, discreparon sobre las bondades de la reforma que impulsa el PAN en la Cámara de Diputados, para aplicar un impuesto de 5.5% a las gasolinas.

Por una parte, el mandatario de Chihuahua dijo que toda iniciativa con la cual se incremente los recursos a los estados es buena, "siempre y cuando no vaya aplicada a engordar el gasto corriente sino a mejorar e incrementar acciones de infraestructura", expresó en entrevista al término del foro Seguridad en Democracia.

Sobre el costo político de la propuesta agregó: "Alguien lo tendrá que pagar o todos lo tendremos que pagar, pero lo importante es que el país no caiga en un proceso de inmovilidad por falta de recursos".

No obstante, el mandatario dijo que su recomendación a esta iniciativa es que el impuesto no sea de orden estatal, pues eso significaría reformar la Constitución para darle facultades a las entidades federativas a fin de que cobren gravámenes en los productos derivados del petróleo, lo que hoy es potestad exclusiva de la Federación.

A su vez, Marco Antonio Adame, gobernador de Morelos y también asistente a ese foro, expresó su preocupación por esa reforma, al considerar que incrementaría la dependencia hacia los recursos energéticos y petroleros.

"Habrá que señalar que en esta reforma se debe evitar seguir dependiendo en alta medida de los recursos petroleros, por la vía del petróleo o de las gasolinas, porque eso finalmente repercute en toda la cadena económica del país", dijo.

Marcelo Ebrard, jefe de Gobierno de la ciudad, participante en el foro junto con estos gobernadores, declinó hacer comentarios sobre aquella iniciativa.