New York Times
Nueva Dheli.- Una revolución en India podría cambiar lo que la mayoría del mundo conduce.
El otoño próximo, el fabricante de autos indio Tata Motors tiene programado lanzar su largo tiempo esperado People's Car, con un precio de venta de unos 2 mil 500 dólares. Poco después vendrá una media docena de nuevos vehículos ultra-asequibles, de algunos de los principales fabricantes de autos del mundo, incluyendo Toyota y Renault-Nissan.

Con una edad promedio de poco menos de 25 años y una clase media en rápida expansión, India superará a China el año próximo como el mercado automovilístico de más rápido crecimiento, según estimaciones de CSM Worldwide, un servicio de pronósticos de la industria.

Para sacar provecho de ese nicho naciente, los fabricantes de motores están empezando a responder al deseo de los indios de autos pequeños y baratos.

"Si se pregunta a mil millones de personas, 99 por ciento de ellas van a decir que quieren un auto", dijo Jagdish Khattar, director administrativo de Maruti Suzuki India, el fabricante de autos más grande del país. "El problema es ¿cuántos pueden pagar uno?". Durante mucho tiempo, sólo unos cuantos en India se preocupaban de esa cuestión.

El mercado de este país está dominado por Hyundai, Tata y Maruti Suzuki, empresa conjunta entre Maruti de India y Suzuki de Japón.

Maruti Suzuki tiene más de 50% del mercado de autos, gracias a modelos que ya se venden en 195 mil rupias (unos cinco mil dólares, o alrededor de 55 mil pesos).

Ahora, los fabricantes extranjeros están entrando a la competencia, incrementando la presión para producir coches más baratos.

Todos compiten

De junio a septiembre, Skoda, una subsidiaria de Volkswagen, dijo que empezaría a producir y vender el Fabia, su auto pequeño, en India. El presidente de Toyota, Fujio Cho, dijo que su compañía podría producir un nuevo compacto para ese mercado.

Ejecutivos de Ford Motor Company dijeron que estaban estudiando la situación; y Renault-Nissan anunció que establecería un centro de ingeniería y diseño, añadiéndolo a planes previos de construir una planta en esa nación.

Renault-Nissan ha estado hablando con el fabricante de motonetas local Bajaj Auto sobre construir un auto barato que los analistas dicen pudiera costar apenas 3 mil dólares.

Hyundai está añadiendo un nuevo modelo pequeño a su línea existente y duplicando su producción local, y Honda está planeando un auto pequeño hecho a la medida del mercado indio.

Este mes Fiat intensificó una asociación con Tata, anunciando una empresa conjunta al 50 por ciento para producir autos, motores y transmisiones en India para los mercados nacional y extranjero.

Este país difiere de los gigantescos mercados automovilísticos de lento crecimiento o sin crecimiento como Estados Unidos y Europa, e incluso de mercados de rápido crecimiento como China, en que el énfasis está en los autos pequeños y de bajo costo, pero con cuatro puertas, no dos, y espacio para la familia extendida.

Aunque las clases superiores de India se arrebatan los modelos más espaciosos e incluso las importaciones como Mercedes-Benz, los compradores de primera vez representarán una gran parte del crecimiento en los próximos años.

Para 2013, predice CSM, el mercado de India crecerá un promedio de 14.5 por ciento al año, comparado con apenas poco más de 8 por ciento en China.

CSM estima que en 2013, los chinos comprarán 10.8 millones de autos, comparado con 3.8 millones en India, pero dice que ya hay un exceso de fabricantes locales y extranjeros en China, lo que hace a su contraparte un mercado a largo plazo más atractivo.

Si los fabricantes globales pueden encontrar la forma de hacer autos baratos, se espera que empiecen a exportarlos a otros mercados de rápido crecimiento donde la proporción de propiedad de autos sigue siendo pequeña.

Pero primero tienen que conquistar este mercado.

Por el precio

AT Kearney, una firma internacional consultora en administración, estima que un auto con un precio de lista de 3 mil dólares atraería a 300 millones de compradores en India para 2020.

Por supuesto, los pronosticadores fueron optmistas sobre China durante décadas antes de que su crecimiento finalmente despegara. Y el trastorno económico o el cambio político también pudieran frenar el crecimiento esperado.

Pero los millones de indios que compren autos probablemente estarán de acuerdo con Shuchita Bagga, que compró su primer auto en julio.

"El presupuesto fue lo más importante", dijo Bagga, de 26 años, aprendiz en recursos humanos que gana unas 375 mil rupias anuales (unos 9 mil 500 dólares) y pagó poco más de 235 mil rupias (6 mil dólares) por él. "No estoy en posición de comprar un auto grande o costoso".

Además de nuevos sectores económicos como Bagga, los fabricantes de autos están poniendo la vista en aproximadamente 65 millones de dueños de motonetas de India, principalmente varones.

Actualmente, familias enteras se transportan en motonetas, con el varón al volante, su esposa sentada de lado en la parte posterior, y hasta tres niños metidos entre ellos.

El People's Car creará una situación donde "alguien que nunca había soñado con un auto lo encuentre al alcance", dijo Ravi Kant, director administrativo de Tata Motors.

"Imagine lo emocionante que será", concluyó.