El Universal
Los resultados de la encuesta nacional en vivienda Ipsos-Bimsa/EL UNIVERSAL revelan que los principales depositarios de la confianza de los ciudadanos son la televisión (55%), la radio (53%), y el presidente Felipe Calderón (53%). A éstos les siguen los periódicos (49%), la Suprema Corte de Justicia de la Nación (44%) y en último lugar los diputados federales (42%). Los legisladores son los que generan más expectativas negativas sobre su trabajo: 57% confían poco o nada en que aprobarán leyes que beneficien al país.
A pesar de que el Ejecutivo mantiene su posición privilegiada en la lista, los ciudadanos confían menos en su desempeño futuro. En relación con las mediciones anteriores, la variación más importante en los niveles de confianza tiene que ver con el trabajo de Felipe Calderón. En concordancia con el descenso de la aprobación presidencial, la confianza en que el Ejecutivo hará bien su trabajo de aquí a un año pasó de 61% en agosto a 53% en noviembre, lo que implica una disminución de ocho puntos porcentuales. Además, la desconfianza en que hará un buen trabajo aumentó casi 10 puntos porcentuales.

Al agregar los resultados en el Indice de Confianza Ciudadana (ICC), se observa que el ICC experimentó una ligera caída en comparación con agosto, cuando se situó en 49 puntos. Actualmente, el ICC es de 47 puntos, cifra casi 8% menor a la de principios de año. (La escala del ICC va de 0 a 100, donde cero significa que nadie confía en el desempeño futuro de estos actores, y 100, que todos tienen mucha confianza en ellos. Los detalles del ICC se pueden consultar en www.ipsos-bimsa.com.mx).

A través de un análisis de segmentación encontramos que la población puede dividirse en cuatro grupos a partir de clasificar a los encuestados de manera que aquellos que pertenecen a un mismo grupo sean lo más parecidos entre sí, y lo más diferente a los individuos de otros grupos.

El primer grupo (Pro-sistema) -que comprende a 28% de los ciudadanos- se compone principalmente por panistas (47%) e independientes (30%). Los ciudadanos pro-sistema tienden a manifestar su confianza en el desempeño futuro de todos los actores (gobierno y medios de comunicación). Por el contrario, el segundo grupo (antisistema), cuyo tamaño es similar al primero y se compone esencialmente por independientes (39%) y priístas (33%), desconfianza de todos los actores.

El tercer segmento (pro-gobierno) tiene una composición similar a la del grupo de los pro-sistema (42% de panistas y 30% de independientes) y representa 24% de los ciudadanos. La diferencia radica en que los pro-gobierno confían en el trabajo que realizarán el Presidente (78%), la SCJN (74%), y los diputados (72%), pero desconfían de la información que saldrá en los diarios (84%), la radio (70%) y la televisión (62%).

El último segmento (Anti-gobierno) es el menos numeroso (19%). Predominan los independientes (46%) y los perredistas (24%). A diferencia del grupo pro-gobierno, tienen una actitud más favorable hacia los medios (periódico 90%, radio 85%, televisión 74%) y más escéptica hacia el Presidente (98%), los diputados (80%) y la SCJN (74%).