Notimex
A raíz de la crisis económica las remesas caerán por primera vez desde que el organismo hace un seguimiento de los envíos a la región
Washington.- Las remesas a América Latina aumentaron menos de uno por ciento en 2008 en relación con 2007, pero desde finales del año pasado iniciaron un declive que provocará su caída en términos de dólares en 2009, estimó hoy el BID.

Los envíos ascendieron a 69 mil 200 millones de dólares en 2008, un aumento de apenas 0.9 por ciento respecto a 2007, pese a que cayeron 2.0 por ciento en el último trimestre del año pasado, indicó el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

El presidente del BID, Luis Alberto Moreno, señaló que la institución estima que a raíz de la crisis económica las remesas a América Latina caerán en 2009 por primera vez desde que el organismo hace un seguimiento de los envíos a la región hace nueve años.

Sólo en el mes de enero de 2009 las remesas cayeron entre 11 y 13 por ciento en general, pero el BID no hizo estimaciones del nivel de caída que podría registrarse a lo largo del año.

'Si bien es demasiado temprano para proyectar en cuánto podrían reducirse las remesas en 2009, ésta es una mala noticia para millones de personas en nuestra región que dependen de esos flujos para cubrir necesidades básicas', señaló.

El análisis del BID mostró sin embargo que en países como Colombia, Brasil y México, la depreciación de sus monedas hizo que muchos inmigrantes aprovecharan la situación y enviaran más dinero a sus países en los meses de septiembre y octubre pasados.

Colombia registró durante ese periodo un aumento de 18 por ciento, en tanto que en Brasil y México el monto ascendió 11 por ciento, aunque después volvieron a descender, en sincronía con la tendencia para el resto de la región.

México, que absorbe más de una tercera parte de todos los envíos a la región, obtuvo 25 mil 145 millones de dólares en remesas en 2008, un descenso de 4.0 por ciento a pesar del breve repunte entre septiembre y octubre a raíz del a cotización del peso.

El BID hizo notar que en estos casos, aun cuando se contrajo el monto de las remesas en dólares, se incrementó el poder adquisitivo de las personas que las recibieron en países como México, Brasil y Colombia.

Por comparación, Brasil recibió en 2008 siete mil 200 millones de dólares, Colombia cuatro mil 842 millones, Guatemala cuatro mil 315 millones, El Salvador tres mil 788 millones y Nicaragua mil millones de dólares.

Una encuesta del BID mostró que aun cuando la crisis económica en países como Estados Unidos está afectando la capacidad de los inmigrantes de enviar dinero a sus países, no existen evidencias de que están preparándose a regresar a sus naciones de origen.

'Los migrantes han demostrado que se adaptan a condiciones difíciles. Cambian de empleo, trabajan más horas, recortan gastos, se mudan de ciudad, hasta recurren a ahorros para seguir enviando dinero a sus familiares', dijo Moreno.

Hasta este año, las remesas habían estado creciendo a tasas de doble dígito la década pasada pero el BID documentó una desaceleración significativa a partir de 2007 hasta mantenerse virtualmente plana a lo largo de 2008.

EL BID sostuvo que el impacto del declive es más complejo que nunca bajo la actual crisis económica debido a que las remesas son herramientas claves para reducir la pobreza y representan más de 12 por ciento del producto interno bruto en siete países de la región.