Notimex
Santiago.- El jefe rebelde colombiano Iván Márquez declaró que las FARC están dispuestas a retomar el tema del canje humanitario de prisioneros en Colombia.
En declaraciones difundidas hoy por la edición en Internet del periódico chileno La Nación, Márquez destacó el interés de propiciar 'nuevas dinámicas humanitarias al canje' mediante el intercambio de cartas con el grupo Colombianos por la Paz.

El delegado de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) puntualizó que sólo existe preocupación 'por los prisioneros de una sola de las partes, ignorando a los guerrilleros presos en las cárceles, cuyas condiciones de cautiverio son las más deplorables'.

Señaló que la liberación unilateral de cuatro militares, un ex diputado y un ex gobernador, hace unas semanas, 'fue una reiteración de nuestra voluntad política por concertar un acuerdo en el tema de los prisioneros de guerra'.

Dijo estar confiado que esa liberación, que se sumó a otras seis logradas por las gestiones del presidente venezolano Hugo Chávez y la senadora colombiana Piedad Córdoba el año pasado, 'contribuya a reactivar la lucha por el canje humanitario en Colombia'.

'La falta de voluntad política por parte del gobierno ha sido el principal escollo para el canje de prisioneros. Este problema pudo haberse resuelto años atrás, pero Uribe no está programado por los gringos ni para el canje ni para la paz', acotó.

Vaticinó que 'mientras la guerra persista habrá prisioneros de parte y parte, por ello es necesario disponer de un mecanismo que nos permita acortar el sufrimiento del cautiverio de los combatientes tanto en las montañas como en las prisiones del régimen'.

Márquez agregó que 'cuando se niega la existencia del conflicto, se está clausurando toda posibilidad de una salida política tanto al canje como al problema nodal de la guerra y de la paz'.

Indicó en algún lugar de las montañas de Colombia que están dispuestos a 'abordar serenamente el problema de la guerra y la paz con los colombianos que persisten en soluciones civilizadas al conflicto, que encuentran deficiente el guerrerismo del Estado'.

'Con el diálogo (con Colombianos por la Paz) hemos desafiado un ambiente opresivo que ha pretendido criminalizar el diálogo con la insurgencia y la búsqueda de una salida política a la confrontación', señaló el líder guerrillero.

El jefe del Bloque Caribe de las rebeldes FARC reemplazó en el Secretariado del grupo a Raúl Reyes, quien fue ultimado en Ecuador por el Ejército colombiano en marzo de 2008.

Aseveró que el año pasado fue 'de intensa lucha política y militar, de fuertes combates en todo el territorio nacional, y al mismo tiempo del renacer de las movilizaciones populares contra la Política de Seguridad Democrática del gobierno' colombiano.

Márquez enfatizó que 'la Presidencia de (Alvaro) Uribe está erigida sobre miles de fosas comunes y masacres paramilitares, sobre más de 25 mil desapariciones forzosas de ciudadanos, de más de cuatro millones de campesinos desplazados y despojados de sus tierras'.

Apuntó que el gobierno colombiano está 'sostenido' porsu similar de Estados Unidos y señaló que 'en el ataque al campamento donde fue abatido Raúl Reyes intervinieron aeronaves estadunidenses que accionaron bombas provistas de la más sofisticada tecnología'.

Indicó que las FARC abordarán este año 'con una confianza absoluta en los avances de la lucha popular contra el fascismo paramilitar y la apertura de nuevos horizontes democráticos'.