LA JORNADA
México, D.F. .- La grave y creciente problemática de violencia intrafamiliar requiere políticas públicas eficaces que pongan alto a este fenómeno, que entre otras cosas provoca severos trastornos traumáticos a la población infantil que se ve sometida a esta realidad, señaló la doctora Janet Shein Korbman, del Centro de Investigación en Psicoterapia Psicoanálitica.
Entrevistada luego de presentar los resultados de la investigación Quiera, acerca del trastorno de estrés postraumático (TEPT), señaló que aun cuando existen múltiples cifras al respecto, las organizaciones que desde hace muchos años trabajan de manera cotidiana con niños de la calle y en situación de riesgo, coinciden en que la situación se agrava rápidamente.

De acuerdo con el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) existen alrededor de 100 millones niños en las calles de todo el mundo -40 millones en América Latina-, quienes mayoriariamente son adictos a las drogas, principalmente inhalan pegamento de base solvente. Se estima que en México 70 por ciento de los menores en situación de calle son varones.

Organismos no gubernamentales señalan que en la ciudad de México existen más de 20 mil niños en abandono o desamparo, viven en coladeras o lotes baldíos y requieren respuestas eficaces de las autoridades para reintegrarlos a la sociedad.

Durante la presentación de los resultados de la investigación, realizada entre 2005 y 2008, Janet Shein señaló que después de 12 sesiones de terapia se ha comprobado científicamente que se reducen significativamente los síntomas de TEPT, así como depresión, ansiedad y enojo en los niños, y que los efectos del tratamiento se mantienen después de tres meses.

La terapia manualizada aplicada incluye trabajo en sicoeducación, relajación, herramientas de identificación de sentimientos y de cambio de pensamientos, narrativa de traumas y prevención de recaídas, y fue impartida por sicólogos entrenados y supervisados por expertos.

Por su parte, Ana María Beguerisse, directora ejecutiva de la Fundación Quiera, de la Asociación de Bancos de México, que junto con otras organizaciones financió y apoyó la investigación, destacó que este logro representa la posibilidad de ayudar a miles de niños que han vivido experiencias traumáticas. Estamos convencidos de que a través de la información, corroborada estadísticamente, es posible comprender de manera más clara y especial a los menores que viven en las calles y en situación de riesgo, aunque el tratamiento está orientado a todos los niños, dijo la directora.