Domingo interpretará partes de "La Valquiria", José Cura se lanzará con "Fedora" y Elina Garanca cantará una escena del "Werther".
Viena, Austria.- En sus 19 años como director de la Opera de Viena, Ioan Holender han acumulado casi 160 estrenos, miles de recitales y muchos amigos. Algunos de ellos, como el tenor Plácido Domingo y el director Zubin Metha, se cuentan entre los que mañana participarán en un homenaje en su despedida del cargo.

El recital pretende ser una retrospectiva de la actividad musical en la famosa institución durante las casi dos décadas, el periodo más largo nunca ostentando por un director de la Opera de Viena.

Así, cantantes como Domingo, Ramón Vargas o Anna Netrebko, y directores como Bertrand de Billy o Zubin Metha ejecutarán fragmentos de algunos de los montajes que fueron estrenados en la Opera de Viena durante la era Holender.

Domingo interpretará partes de "La Valquiria", José Cura se lanzará con "Fedora" y Elina Garanca cantará una escena del "Werther".

En total, 40 piezas para cuatro horas y media de recital que reunirá bajo el mismo techo a buena parte de la elite operística del momento.

El propio Holender se ha referido a este concierto como una "larga tarde", aunque el director, de 74 años bromeó ante los medios al señalar que "si uno ha aguantado un periodo tan largo como director, también aguantaré una tarde tan larga".

Pero la despedida del veterano gestor tendrá un nuevo punto álgido el día 30, su última jornada como responsable de la Staatsoper.

Ese día, Domingo tendrá una breve intervención en la representación de "Parsifal". La inesperada presencia del español ese día en la Opera de Viena pretende, en palabras del propio Holender, "simbolizar que el círculo se cierra".

Y es que fueron la ópera de Wagner y el tenor español quienes protagonizaron la primera actuación en el escenario vienés con Holender como director.

Holender, que cede el testigo al francés Dominique Meyer, se ha tomado el retiro con filosofía.

"Vine contento. Me voy contento", ha asegurado quien, como él mismo ha dicho, se ha ocupado durante 19 años de todo en esa casa "desde el color de los botones de los acomodadores hasta de apagar la luz".