Representación artística del Ebu Gogo de Indonesia. Foto EFE
Ana Pérez López7EFE-Reportajes
Algunos creen que en lo más profundo de la Annapurna habita un simio con un pie muy grande que aterroriza a los exploradores.
Madrid, España .- Monstruos, animales inclasificables, o simplemente criaturas que se han convertido en leyenda y que han popularizado algunas zonas del planeta.

El editor de "Skeptical Inquiry", psicólogo y experto en investigaciones de fenómenos paranormales, Benjamin Radford, explica en una entrevista con Efe que "la fascinación que la gente tiene con estas criaturas proviene de la idea de que convivimos con seres misteriosos que están más allá de nuestra vista".

Pero si bien el Yeti, Nessi o Big Foot han copado los titulares de muchos periódicos durante siglos, hay muchos más misterios por los rincones más insólitos de la Tierra.

ARGENTINA, TIERRA DE MONSTRUOS.

 En pleno lago Nahuel Huapi vive el primo argentino de Nessi, una supuesta bestia acuática que ya aparecía en las antiguas leyendas indígenas de la Patagonia. El  apodado "Nahuelito" es una criatura serpentina que comparte el lago con los esquiadores que visitan San Carlos de Bariloche.

Su primera aparición en prensa data de 1922, cuando el diario "Toronto Globe" publicó una imagen de la bestia que dio el pistoletazo de salida a numerosas expediciones en su busca.

Terminados sus 15 minutos de fama se retiró al fondo del lago y tan solo se decidió a volver a los periódicos en plenos años ochenta, cuando el aumento del turismo en la zona se tradujo en más avistamientos del monstruo.

Radford considera que en el caso de los lagos, sí se observa una subida en el turismo porque los monstruos están en un lugar localizado: "supuestamente están en el agua, un chupacabras puede estar en cualquier parte".

Radford es conocido por descubrir la verdad sobre el caso de "el Champ" un monstruo del lago Champlain (entre Vermont y Canadá). Averiguó que lo que parecía la mejor foto jamás echa de un monstruo acuático podía ser el movimiento natural de unos troncos en el agua, ero el misterio de Nahuelito está sin resolver.

EL "GRUNCH" QUE ROBO NUEVA ORLEANS

La versión más siniestra del chupacabras se oculta en la ciudad que vio nacer al Jazz. Empieza a aparecer cuando Nueva Orleans era la "Nouvelle-Orléans" y Marie Laveau empezaba a pinchar agujas en muñecas de trapo para atraer la magia negra.

Cuenta la leyenda que la sacerdotisa vuduista intentó castrar a un hijo del diablo para evitar que pudiera reproducirse y crear más maldad.

Al caer al suelo su primer testículo, se convirtió en un animal inclasificable al que bautizaron como "Grunch". El segundo testículo, bañado en una sangre putrefacta y endemoniada, se convirtió en una hembra.

Las tres criaturas dieron una paliza a la reina de la magia negra, quien tras despertar de aquel mal sueño decidió volver a convertirse al catolicismo.

Benjamin Radford, que lleva quince años investigando sobre todo al chupacabras, explica que las leyendas no siempre son ciertas: "el chupacabras tiene poco más de 15 años. El primer avistamiento del que se tiene conocimientose produce en Puerto Rico y a partir de ahí se empezaron a ver por toda Latinoamérica y el sur de Estados Unidos".

LOS OOMPA LOOMPAS DEL LEJANO ORIENTE

Puede que Roal Dahl nunca conociera a los Ebu Gogos de Indonesia, pero sin duda, los trabajadores más dedicados de la Fábrica de Chocolate de Willy Woka, se parecen mucho a las míticas criaturas de la remota isla de Flores.

Cavernícolas pequeños, de pelo largo y lenguaje limitado que los exploradores holandeses encontraban en la isla de Sumatra. Extrañas criaturas que han llegado a verse incluso hace tan solo un siglo, y que los investigadores que creen en su existencia lo han relacionado con un homínido prehistórico, el "Homo floresiensis".

Apodados "hobbits" como las criaturas de Tolkein, la existencia de los Ebu Gogo ha sido un tema de debate y mientras algunos consideran que solo es un mito más de las antiguas leyendas de Indonesia, otros creen que podrían estar relacionados con unos seres que vivieron hace 13,000 o 17,000 años.

Sean o no cierta la existencia de estos seres, lo que sí es indiscutible es que alimentan la curiosidad incluso de los más incrédulos. "Puede que sea escéptico, pero tengo la mente abierta. Yo quiero resolver el misterio y si realmente hay un monstruo por ahí, quiero ser el primero en encontrarlo", concluye Radford.

Así, solo queda ajustar el sombrero y abrochar las botas de explorador para salir a los confines de la tierra en busca de las criaturas más misteriosas.

DESTACADOS:

-- Benjamin Radford: "Yo quiero resolver el misterio y si realmente hay un monstruo por ahí, quiero ser el primero en encontrarlo".

-- Los Ebu Gogo: cavernícolas pequeños, de pelo largo y lenguaje limitado que los exploradores holandeses encontraban en la isla de Sumatra.

-- La versión más siniestra del chupacabras se oculta en la ciudad que vio nacer al Jazz, Nueva Orleans.