Roma, Italia.- La Policía italiana se incautó hoy de bienes por 19 millones de euros de un constructor supuestamente vinculado con la mafia siciliana, que había puesto una parte de los mismos a nombre de dos niños de 4 y 9 años, según informaron fuentes policiales.
El constructor Vicenzo Cancemi había conseguido estos bienes por medio de "actividades ilícitas" y los puso a nombre de terceras personas en un intento de evitar que un juez pudiera confiscarlos, como finalmente ha sucedido.

Cancemi comenzó a ser investigado hace dos años después de que su nombre apareciera en las conversaciones interceptadas del "boss" Antonio Rotolo, uno de los sucesores del ex máximo jefe de la Cosa Nostra siciliana, Bernardo Provenzano, actualmente en prisión.

Entre los bienes incautados, figuraban una casa y dos apartamentos a nombre de unos niños de 4 y 9 años, a los que había donado esas propiedades.

Asimismo, también se confiscaron, entre otros, varios inmuebles, cuentas corrientes y maquinaria de construcción, todo por un valor de 19 millones de euros.

El jefe de la policía de Palermo (isla de Sicilia), Giuseppe Caruso, subrayó la importancia de este tipo de acciones, ya que "los jefes mafioso temen mucho más la incautación de bienes que ser arrestados".