Durante el pasado "boom", recuerda hoy el diario británico, Dubai "estuvo en la cresta de la ola del crédito fácil, que sirvió para generar un crecimiento económico fenomenal, pero la crisis global le golpeó luego duramente".
Londres, Inglaterra.- Dubai ha causado una conmoción en los mercados al pedir una moratoria de la deuda de su "holding" Dubai World, que ha desarrollado últimamente algunos de los proyectos inmobiliarios más extravagantes del mundo, afirma hoy el diario Financial Times.

El anuncio hace temer por la posibilidad de una quiebra en el Emirato justo en el momento en el que comienzan a verse los primeros síntomas de recuperación económica en el mundo.

Durante el pasado "boom", recuerda hoy el diario británico, Dubai "estuvo en la cresta de la ola del crédito fácil, que sirvió para generar un crecimiento económico fenomenal, pero la crisis global le golpeó luego duramente".

El anuncio de la moratoria ha indignado a los inversores, a quienes se les había asegurado durante meses que Dubai cumpliría todas las obligaciones derivadas de su deuda de 80.000 millones de dólares pese a la recesión y a la crisis inmobiliaria.

Dos horas después de anunciar que había obtenido 5.000 millones de dólares de dos bancos de Abu Dhabi, el Ministerio de Finanzas de Dubai solicitó una moratoria hasta el 30 de mayo para Dubai World y su división inmobiliaria Nakheel, que tiene que devolver 4.000 millones de dólares de un bono islámico el 14 de diciembre.

Dubai ha acometido asimismo la reestructuración del "holding" estatal, que administra al gestor portuario DP World, la compañía P&O Ferries, con sede en el Reino Unido, y el grupo de inversiones Istithmar.

La inmobiliaria Nakheel, constructora de las Islas de las Palmeras, un espectacular complejo de hoteles y villas de lujo situadas en unas islas artificiales, ha tenido que despedir a miles de empleados por culpa de la crisis del sector inmobiliario y la sequía financiera.

El Gobierno de Dubai se ha visto obligado a renunciar a los planes que tenía de construir la torre más alta del mundo, así como más islas artificiales.

"Lo que ha ocurrido destruirá la confianza en Dubai. Todo el proceso ha sido opaco y totalmente injusto para con los inversores", señaló al Financial Times Eckart Woertz, economista del centro de investigaciones del Golfo.

Según una portavoz del ministerio de Finanzas, el Gobierno quiere pedir a los poseedores de bonos que esperen hasta mayo, aunque no se ha tomado ninguna decisión sobre qué se hará con los inversores que reclamen su dinero en diciembre.