Universal
Pese a lograr una cómoda victoria el pasado miércoles en la Champions League, el cuadro blaugrana ha sido severamente cuestionado, sobre todo su astro Ronaldinho; una victoria este día puede servir para acallar las críticas
BARCELONA.- A pesar de estar en el comienzo de temporada el Barcelona va de examen en examen: tras ganar al Olympique de Lyon en Liga de Campeones el miércoles, hoy enfrenta en Liga otra dura prueba ante el Sevilla con todos los ojos puestos en el estado del astro brasileño Ronaldinho.

Poco duró la alegría en los alredores del Camp Nou tras haber ganado en Europa. El estado de forma de Ronaldinho, sus posibles salidas nocturnas y los dos empates en las tres jornadas de Liga hacen que el partido de mañana sea más caliente que lo que dictaría un duelo de cuarta jornada.

Además, la rivalidad creciente en los últimos tiempos entre Barcelona y Sevilla añade interés a un partido adelantado a la cuarta jornada de la Liga española.

No sólo el brasileño está sometido a un escrutinio permanente. Tampoco el técnico Frank Rijkaard puede estar tranquilo. Una derrota en casa ante el Sevilla tras los dos empates sin goles en Santander y Pamplona colocaría al técnico en una complicada situación.

"Este año es el más interesante. Tenemos confianza, una buena plantilla, buenos jugadores y quedan muchos partidos", señaló despreocupado pese a la presión que está viviendo esta temporada tras no lograr ningún gran título la pasada. El técnico Rijkaard apostará en defensa de nuevo por el argentino Gabriel Milito y el mexicano Rafa Márquez y pese a todo, Ronaldinho será titular en ataque junto a Leo Messi y Thierry Henry. La duda estriba en el centro del campo: Deco, Xavi y Andrés Iniesta se disputan dos plazas.

El duelo con el Sevilla se está convirtiendo en un clásico en los últimos tiempos: "El partido tiene algo especial porque no hemos conseguido buenos resultados contra ellos. Todos estos ingredientes son para estar aún más motivados. Para ganar hay que trabajar exactamente igual que ellos" , reclamó.

Por su parte, el Sevilla llega tras la derrota en el debut en Liga de Campeones ante el Arsenal el pasado miércoles. "El Sevilla no es el rey del mundo, hay equipos con más presupuesto y más nivel, como el Arsenal, que es el líder de la Premier League", justificó Juande Ramos, técnico sevillista.

"Nos queda mucho que aprender para estar al nivel de estos equipos", señaló Ramos, que volverá a introducir novedades en el once para medirse a un Barcelona "agresivo que quiere ganar para borrar esos dos empates fuera de casa que los han descolocado un poco".

El Sevilla cuenta con un pleno de dos triunfos en Liga, mientras que el Barcelona suma una victoria y dos empates con un partido jugado más. El Real Madrid, líder con nueve puntos, podría escaparse en caso de un nuevo tropiezo azulgrana. Los blancos juegan hasta mañana en la casa del Valladolid.