El Congreso Mundial Judío pidió hoy la dimisión de Ecclestone, que en una entrevista publicada el sábado por el diario inglés "The Times" aseguró, entre otras cosas, que Hitler "era capaz de llevar a cabo las cosas"
Londres/Nueva York.- El jefe de la Fórmula 1, el británico Bernie Ecclestone, provocó gran indignación con sus elogios al líder nazi Adolf Hitler.

El presidente del organismo, Ronald Lauder, aseguró en un comunicado que Ecclestone ya no es una persona apropiada para ser jefe de la categoría reina del automovilismo.

Lauder llamó además a los equipos, pilotos y países que albergan Grandes Premios a suspender la colaboración con el británico. El Congreso, con sede en Nueva York, es el paraguas bajo el que se agrupan las organizaciones judías de todo el mundo.

Políticos y periodistas reaccionaron consternados a las palabras del dueño de los derechos de la Fórmula 1.

"O bien el señor Ecclestone es un idiota o tiene una moral repugnante", dijo el editor del periódico judío "Jewish Chronicle", Stephen Pollard.

El diputado laborista y presidente de un Instituto de investigación sobre antisemitismo, Denis MacShane, opinó: "Si el señor Ecclestone cree seriamente que Hitler tuvo que ser convencido para asesinar a seis millones de judíos, invadir toda Europa y bombardear Londres, entonces no tiene la menor idea de historia o es incapaz de discernir".

Ecclestone aseguró en la entrevista que Hitler "al final perdió la orientación", pero dejó entrever sus dudas sobre que el líder nazi alemán quisiera realmente cometer los crímenes ocurridos bajo su régimen.

"No fue un buen dictador, porque o tenía todas esas cosas y sabía lo que pasaba e insistió, o sencillamente estaba de acuerdo... en cualquier caso no fue un dictador".

El dueño de los derechos comerciales de la máxima competición automovilística expresó también su desconfianza hacia la democracia y sus políticos.

"Los políticos están demasiado preocupados por las elecciones", dijo el británico de 78 años, conocido por su mano dura en los negocios y sus explosivas declaraciones.

"Hicimos algo terrible cuando apoyamos la idea de deshacernos de Saddam Hussein. Él era el único que podía controlar ese país. Fue lo mismo (con los talibanes). Nos metemos en países y no tenemos ni idea de su cultura".

El multimillonario aseguró que prefiere los "líderes fuertes" como la ex primer ministra británica Margaret Thatcher. "Tomó decisiones y llevó a cabo el trabajo. Fue quien levantó poco a poco el país. Ahora lo hemos dejado caer de nuevo. Todos estos tipos, Gordon y Tony, están intentando agradar a todo el mundo todo el tiempo".

El laborista Gordon Brown, actual primer ministro británico, sucedió al frente del gabinete a su compañero de partido Tony Blair, que ocupó el cargo durante diez años.

Ecclestone consideró también que su amigo Max Mosley, presidente de la Federación Internacional de Automovilismo, sería un gran primer ministro. "Max haría un gran trabajo, es un buen líder".

Ya anteriormente, el empresario cosechó críticas por sus ideas sobre política. "Democracia y Fórmula 1 no encajan. La Fórmula 1 soy yo", dijo en una ocasión al diario alemán "Stuttgarter Nachrichten".