El Universal
Según la familia del comandante que sufrió un atentado en el municipio sinaloense, las autoridades locales se niegan a pagar los gastos médicos del uniformado
Culiacán, Sin.- La familia del comandante de la Policía Municipal de Navolato, Héctor Javier Lizárraga Cisneros, quien fuera víctima de un atentado que lo mantiene hospitalizado, se quejó de que las autoridades municipales se niegan a cubrirles los gastos médicos.

El pasado 30 de junio, un comando emboscó al jefe policiaco sobre la carretera que conduce al poblado del Caimancito, cuando éste conducía una camioneta de su propiedad, por lo que fue internado en un hospital privado.

Los gastos originados por las intervenciones quirúrgicas a las que ha sido sometido y la hospitalización ascienden a 820 mil pesos hasta la fecha, sin embargo, el presidente municipal, Fernando García Hernández y sus jefes inmediatos, se muestran renuentes a cubrir dicha cantidad.

Jesús Alberto Lizárraga, hermano del comandante, quien aún se encuentra delicado de salud, indicó que el deseo de la familia es trasladarlo a la clínica del Seguro Social para que continuara con el tratamiento, pero antes tienen que liquidar el adeudo que se generó en el hospital privado.