Pamela Hess / AP
Washington, EUA.- Con la aprobación en el Congreso de un nuevo secretario de Justicia que se negó a decir si un criticado método de interrogatorio es tortura, el ejército de Estados Unidos envió un mensaje a sus líderes reiterando que esa técnica está prohibida.
La fuerza emitió el mensaje del 6 de noviembre "para eliminar cualquier confusión que pueda haber surgido como resultado de la discusión pública reciente sobre el asunto''.

Las fuerzas armadas estadounidenses prohibieron formalmente el uso de la técnica conocida como "waterboarding'' (o ahogo simulado) como método de interrogatorio en septiembre del 2006.

Sin embargo, en las audiencias de ratificación en el Senado, el entonces nominado como secretario de Justicia Michael Mukasey reiteradamente se negó a decir si consideraba esa técnica una forma de tortura, como lo afirma, entre otros, una improbable coalición de militares, médicos y grupos de derechos humanos.

El servicio emitió un alerta de "comunicación estratégica de un asunto candente'' a sus principales oficiales dos días antes de que el Senado ratificase a Mukasey, pidiéndoles que se asegurasen que cada soldado, familiar y empleado civil del ejército entiende la prohibición. Mukasey fue juramentado el 9 de noviembre.

El ahogo simulado, conocido como "submarino'' en algunos países de habla hispana es una técnica brutal de interrogatorio en la cual al detenido, maniatado, se le cubre la boca con cinta adhesiva o plástico y se le arroja agua en el rostro.

El prisionero rápidamente comienza a inhalar agua, causando la sensación de ahogo.

La negativa de Nukasey a definir el método como tortura se produjo en respuesta a preguntas de senadores sobre el presunto uso de esa técnica por la CIA. Se cree la que agencia la usó en tres prisioneros, la última vez en el 2003.