Universal
Una jornada de gran tensión se vivió ayer en ambos lados de la frontera entre Israel y la Franja de Gaza, al disparar los palestinos 10 cohetes Qassam y más de 20 morteros hacia territorio israelí, y al lanzar fuerzas israelíes dos operativos militares contra radicales palestinos
JERUSALÉN.- Una jornada de gran tensión se vivió ayer en ambos lados de la frontera entre Israel y la Franja de Gaza, al disparar los palestinos 10 cohetes Qassam y más de 20 morteros hacia territorio israelí, y al lanzar fuerzas israelíes dos operativos militares contra radicales palestinos.

Nueve palestinos murieron en dos ataques aéreos de Israel en el norte de la Franja de Gaza, señalando fuentes locales que seis de ellos eran en efecto hombres armados y el resto, al parecer, civiles.

Cinco de los muertos eran miembros de la organización Ejército del islam, alcanzados por un misil israelí cuando transitaban en su automóvil por el barrio Zaitun. Este grupo había estado involucrado tanto en el secuestro del corresponsal de la BBC en Gaza Alan Johnston, como en el del soldado israelí Gilad Shalit.

Por la tarde, informes provenientes de la Franja de Gaza indicaban que 30 tanques habían incursionado en territorio palestino de Bet Hanun, al norte de Gaza, y que en el operativo habían muerto tres civiles y un miembro de los Comités de Resistencia Popular, a raíz del disparo de un proyectil.

Mientras tanto, continuaban aterrizando del lado israelí cohetes y morteros. El Ministro de Defensa Ehud Barak reiteró ayer que "se acerca el momento en el que lancemos un operativo a gran escala en la Franja de Gaza, debido al continuo disparo de los cohetes Qassam contra Israel".

Hace aproximadamente una semana, el gabinete de seguridad de Israel, encabezado por el premier Ehud Olmert resolvió declarar a Gaza "zona hostil", explicando que comenzaba una nueva etapa en la que a cada disparo de cohetes se respondería cortando electricidad y combustible a la Franja de Gaza. El tema todavía está siendo estudiado, pero está claro que en el terreno, se intensifica la actividad militar contra las células que lanzan cohetes, intentando frenarlas antes del ataque o neutralizarlas completamente después del mismo.

Ayer por la mañana, en otro frente, se reveló que había sido detenido el último palestino buscado desde octubre del año 2000, por haber participado en el cruento linchamiento de dos reservistas israelíes que se equivocaron de camino y llegaron por error a Ramalá. Todos los demás ya habían sido ubicados por los servicios secretos de Israel desde entonces y llevados a prisión.

Entre tanto, el movimiento islamista Hamas instó a Arabia Saudita a no participar en la cumbre internacional para la paz en Medio Oriente, convocada por Estados Unidos para noviembre.

Hamas teme que la conferencia se convierta en "la puerta para más concesiones y para la normalización de las relaciones entre los países árabes y el Estado de ocupación (Israel)", dijo el portavoz del movimiento, Taher al Nouno.

El presidente de Estados Unidos, George W. Bush, convocó la cumbre en julio, un mes después de que Hamas tomara violentamente el control de la Franja de Gaza.