Donovan será la figura principal para el duelo entre EU y Ghana. Foto: AP
El Universal
El héroe norteamericano, Landon Donovan; quien clasificó a EU a los octavos de final, será la figura principal para el duelo entre sus selección y la única escuadra africana en la segunda ronda
Johannesburgo. Landon Donovan, el héroe americano que clasificó a Estados Unidos en el último suspiro contra Argelia, dirigirá mañana al equipo de Bob Bradley a la conquista de los cuartos de final de la Copa del Mundo en el choque revancha contra Ghana, la gran esperanza africana, que los eliminó en 2006.

El tanto contra Argelia le puede reportar diez millones de dólares en contratos publicitarios a Donovan, superviviente del equipo que compitió en el Mundial de Alemania 2006 y el jugador que más veces ha lucido el brazalete de capitán.

La conjunción de los jugadores con su técnico, Bradley, ha hecho del equipo estadounidense un equipo aguerrido, temible para cualquier adversario porque no cesa de luchar hasta el último pitido del árbitro.

"Creemos en lo mismo que Bob. Nos ha costado un tiempo adaptarnos a lo que él quería de nosotros, pero ahora le comprendemos. Hay una total armonía en el equipo. Él siempre piensa a largo plazo", ha comentado Donovan en vísperas del encuentro con Ghana.

El gol de Donovan, que le ha convertido en estrella mediática en su país, consiguió que Estados Unidos se clasificara por segunda vez en su historia para la segunda fase de un Mundial como primero de grupo, y por delante de Inglaterra. La primera vez fue hace 80 años, en la primera edición del torneo, cuando venció a Bélgica y Paraguay por el mismo resultado de 3-0.

Y aún pudo ser mejor la cosecha estadounidense en Sudáfrica, de no haber sido porque el árbitro les anuló un gol legal en el empate a dos contra Eslovenia.

El territorio sudafricano se está mostrando propicio para el equipo de Estados Unidos, que el año pasado protagonizó la gran sorpresa de la Copa de las Confederaciones al derrotar por 2-0 en semifinales a España, la favorita junto con Brasil.

Bob Bradley podrá contar con todos sus jugadores para este encuentro, ya que no tiene lesionados ni suspendidos, y recupera a Robbie Findley, una vez cumplido su castigo.

El partido de Rustenburgo ofrece a los norteamericanos la ocasión de tomarse el desquite contra Ghana, que hace cuatro años, en Alemania 2006, les ganó el duelo por el acceso a la segunda fase en el último partido del grupo.

Por segunda vez consecutiva, Ghana está presente en las rondas eliminatorias de un Mundial, algo que sólo había conseguido otro equipo africano, Nigeria, en 1994 y 1998.

Los jugadores ghaneses tendrán que soportar la enorme presión de tener a todo el continente negro detrás, una vez eliminados los otros cinco que participaban en este primer Mundial africano.

Bajo la dirección del serbio Milovan Rajevac, Ghana se clasificó como segundo del grupo D con 4 puntos con una victoria sobre los paisanos de su director técnico (1-0) un empate contra Australia (1-1) y una derrota frente a Alemania (1-0).

La suerte del equipo ghanés puede depender del éxito que tenga su goleador Asamoah Gyan, de sólo 24 años, que marcó contra Serbia y contra Australia y también se mostró incisivo contra Alemania.

Los aficionados sudafricanos, una vez eliminado su equipo, adoptaron a Ghana como su selección preferida. No les faltará, por tanto, el apoyo del público.

El único cambio que podría introducir Rajevac con respecto al equipo que perdió 1-0 contra Alemania es el del centrocampista Dominic Adiyiah en sustitución de Kwadwo Asamoah.