Mutabilidad. Rivera explora las transformaciones del significado de los símbolos. Fotos: Héctor García
El artista visual Ramiro Rivera investiga sobre la relación de los mexicanos con los símbolos que lo identifican como tal

Saltillo, Coahuila.- Desde la infancia a los mexicanos se nos inculca el respeto a los símbolos que representan nuestra nación. Cada semana, en todas las escuelas del país los niños dedican las primeras horas de su mañana a cantar el Himno Nacional frente a la Bandera izada con el Escudo ondeando con ella.

Este sentido de pertenencia concentrado en dichos elementos cambia con el tiempo y el fervor patrio se incrementa, mengua y se transforma y cada mexicano vive su “mexicanidad” desde la experiencia individual y esto lo explora el artista visual Ramiro Rivera en su exposición “EME E ACENTO EQUIS I CE Y O, que inauguró este viernes 13 de septiembre en Residencias Corona.

1

La investigación se desarrolla a través de una serie de piezas gráficas, serigrafía, y otros medios, con los cuales revela la mutabilidad de los símbolos y enfrenta al espectador con su sensibilidad y su capacidad para aceptar, respetar o conectar con estas interpretaciones.

“Es un ejercicio para replantear frases que te hagan hablar de tu identidad, más que el propio ‘Estados Unidos Mexicanos’”, comentó Rivera en entrevista con VANGUARDIA sobre esta serie, en la cual imprime las ramas de laurel y encino sobre las que usualmente se ubica el nombre oficial del país pero que en esta ocasión reemplaza por frases del ámbito popular mexicano de años recientes y además remueve del escudo al águila, la serpiente y el nopal.

“Son cosas que las lee cualquier mexicano y se identifica como ‘Que chingue a su madre el América’ o ‘El Gallinazo’ o el ‘Puto el que lo lea’, cualquiera que haya entrado a un baño público ha leído eso, hasta cosas más contemporáneas como memes ‘La vida es un riesgo, carnal’, explicó sobre las frase que utilizó.

Su interés por este tema surgió de la observación de fenómenos como la rabia que surge en redes sociales cuando la Bandera Nacional es modificada de alguna manera para protestar por alguna causa social, mientras que si se hace lo mismo en el ámbito deportivo o cultural no provoca el mismo efecto.

Otra de las piezas es la presentación del momento en que el cantante Luis Ramírez, en un partido del club América en Houston, Texas en 2014 olvidó por completo la letra del Himno Nacional y en su lugar cantó una mezcolanza sin pies ni cabeza que ofendió a todo el país.

Modificación. El artista manipula el escudo para reinterpretarlo.

Rivera, además de refrescar la memoria del espectador con el video lo acompaña con un cartel con la nueva letra impresa, autoría de Ramírez, con el fondo, color, imagen y tipografía que el actual Gobierno Federal usa de manera oficial —cuestión que, agregó, habla bien de la administración al hacer pública esta información para uso de todos—.

Todo esto llevó al artista a cuestionar la identidad mexicana en medio de un país tan extenso que es más grande que muchos de los más importantes territorios europeos y con una diversidad cultural equiparable a la de este continente.

“Quiero calar los límites porque ni yo mismo puedo decir que con esto voy a concluir cuál es identitariamente un mexicano, porque a cada persona le calan diferentes cosas”, comentó, “a una persona le va a resultar muy cabrón que diga ‘Puto el que lo lea’ en lugar de ‘Estados Unidos Mexicanos’”.