El Universal
El sobrepeso y la obesidad se han convertido en un problema de salud pública que no distingue grupo social o etario, reconoció José Angel Córdova Villalobos, secretario de Salud.
Por ello, adelantó que para 2008 se tendrán guías nutricionales en alimentos líquidos y sólidos, en las que habrá ajustes a los desayunos escolares del DIF nacional y al consumo de leche Liconsa, principalmente en niños mayores de dos años de edad.

Consideró que el consumo de alimentos con altos contenidos de grasas, carbohidratos y sal está penetrando en el consumo de las personas de todos los estratos sociales, incluso de las más pobres.

Ejemplo de ello, comentó, es que el consumo de refrescos en las familias más pobres del país se ha incrementado 60%, y en las más ricas 45%, en los últimos 14 años. Lo más drámatico, reconoció el funcionario, es que el consumo de frutas y verduras bajó 30% en este mismo periodo.

Empresas que engordan

Por otra parte, agregó, las empresas alcanzan ventas formidables, algunos productores de cola realizan 11% de sus ventas mundiales en México.

En su mensaje, durante la celebración de los 15 años del fondo Nestlé para la Nutrición y de la Fundación Mexicana para la Salud, José Angel Córdova señaló que si bien los índices de desnutrición han mejorado, aún no está resuelto ese problema, pues la prevalencia de la baja talla en menores de cinco años sigue elevada.

El número absoluto de niños con esa condición es de casi 1.2 millones.

Aumentan enfermedades crónicas

Acompañado de Fernando Gavilondo, director del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán, el responsable de la Secretaría de Salud comentó que el inició del siglo XXI está caracterizado por el ascenso de las enfermedades crónicas no transmisibles y el sedentarismo, lo que constituye un incremento de la morbilidad y mortalidad, especialmente por las enfermedades cardiovasculares y la diabetes.

José Angel Córdova Villalobos alertó que el sobrepeso y la obesidad adquieren comportamientos alarmantes, y que las principales víctimas en el país son los grupos de menor de edad. Además, mencionó que la obesidad en nuestro país aumenta a ritmo acelerado, y de manera más marcada en las mujeres.

Mientras que en 2000, 24% de la población mayor de 20 años presentaba el problema de sobrepeso, en la actualidad el porcentaje ya supera 30%