El Universal
Una de las más letales amenazas que enfrenta la mujer es el cáncer de mama y debe mantener la guardia alta en todo momento y echar mano de todo lo que esté a su alcance para defenderse. Saber que una alimentación adecuada ayuda a mantener el peligro lejos y elevar el bienestar general.

Una serie de estudios realizados por científicos del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos revelaron que ciertos patrones de consumo en la dieta diaria, pueden influir directamente en la contracción o prevención de ciertos tipos de cáncer, así como en la intensidad con la que se desarrollan.
Una de las más letales amenazas que enfrenta la mujer es el cáncer de mama y debe mantener la guardia alta en todo momento y echar mano de todo lo que esté a su alcance para defenderse. Saber que una alimentación adecuada ayuda a mantener el peligro lejos y elevar el bienestar general.

Una serie de estudios realizados por científicos del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos revelaron que ciertos patrones de consumo en la dieta diaria, pueden influir directamente en la contracción o prevención de ciertos tipos de cáncer, así como en la intensidad con la que se desarrollan.

En el marco de su campaña "Unidos por una vida color de rosa", la compañía 3M México informa que la Universidad de Harvard comprobó que las mujeres jóvenes que incluyen en su menú habitual una buena proporción de carnes rojas corren mayor riesgo de sufrir una forma común de cáncer de mama.

Los hombres de ciencia llamaron la atención sobre que existen compuestos en los alimentos que tienen un efecto protector contra el cáncer.

Los buenos defensores

El consumo de la soya en la mujer tiene un impacto relevante en la disminución del riesgo de cáncer de mama. En Japón, donde se ingiere aproximadamente entre 20 y 50 miligramos de estrógenos vegetales al día, el riesgo de padecer cáncer de mama es de cinco a ocho veces menor que en Europa Occidental, donde el consumo es de un miligramo diario.

Un estudio llevado a cabo por el Instituto Omega 3 revela que el consumo de aceite de oliva virgen puede prevenir algunos tipos de cáncer, entre ellos el de mama.