José Reyes / Vanguardia
Saltillo, Coah.- Muchos factores intervienen cuando dos amantes deciden separarse o no dar el gran paso, pero lo que es un hecho es que cada vez más parejas demuestran que es una falacia la idea del amor eterno.
El Día del Amor y la Amistad no es precisamente la fecha que más festejan los coahuilenses.

Las frías estadísticas del Registro Civil en la entidad revelan que del 2000 al 2007, hay cada vez menos matrimonios, mientras los divorcios se han incrementado en forma alarmante.

A nivel nacional, las cifras del INEGI tampoco son halagüeñas, pues en 2006, Coahuila se ubicó como el noveno estado con la cifra más alta en la disolución de matrimonios.

Solamente Baja California, Chihuahua, el Distrito Federal, Guanajuato, Jalisco, Estado de México, Nuevo León y Veracruz superan a Coahuila en divorcios en México.

Armando Luna Canales, subsecretario de Asuntos Jurídicos del Gobierno del Estado, confi rmó las tendencias, mientras en el 2000 contrajeron matrimonio 18 mil 353 parejas en la entidad, para 2007 la cifra había descendido a 15 mil 601 bodas.

Durante los años intermedios la curva fue invariablemente a la baja en forma constante: en 2001 hubo 17 mil 201 matrimonios, para 2002, 15 mil 677; en 2003, 15 mil 373; en 2004 15 mil 274; en 2005, 14 mil 981; en 2006, 15 mil 809 y en 2007, 15 mil 601.

Por lo contrario, precisó Luna Canales, los divorcios, en el mismo periodo, muestran una tendencia a la alza: en 2000 hubo mil 581; en 2001, mil 655; en 2002 mil 704; en 2003, 2 mil 95; en 2004, 2 mil 134; en 2005, 2 mil 138; en 2006, 2 mil 420 y en 2007, 2 mil 377.

"Los datos estadísticos que tenemos en el Registro Civil muestran esas tendencias. Por una parte vemos que a pesar de que la población aumenta en términos reales, tenemos una disminución en el número de parejas que opta por contraer matrimonio", explicó.

"En los números se ve cómo hay un descenso, en algunos años es pronunciado, en otros años menos y en algunas oportunidades podemos ver que se mantiene estable, sin embargo la tendencia es a la baja", dijo.

Luna Canales indicó que en cuanto a los divorcios, éstos también van en incremento sostenidamente.

"Podemos ver cómo cada año hay un número mayor de divorcios, lo que nos mostraría que hay menos parejas que optan por tener matrimonios largos", precisó el funcionario.

Problemas económicos: una de las causas Como uno de los posibles motivos para que se esté presentando este fenómeno en la entidad, Luna Canales manejó los problemas económicos, por un lado, y la inserción de la mujer en la vida productiva, por otro.

"También es interesante ver la población que aumenta, la población sigue aumentando y sigue creciendo a un ritmo sostenido, también al mismo ritmo que viene creciendo desde hace años.

"Esto es una muestra clara de que aunque la gente no esté casada, aunque no tenga un matrimonio vigente, la gente sigue organizando su vida, sigue teniendo parejas, sigue teniendo hijos, siguen viviendo", precisó.

Que sea bueno o malo la baja de matrimonios y el incremento de divorcios, no lo califi có, pero Luna Canales aseguró que se advierte un tipo de evolución social.

"El menor número de matrimonios pueden ser muchas cosas, pero creo que tiene que ver con la edad a la que la gente decide casarse, creo que tiende a ser un poco más tarde, y eso puede estar refl ejado por que hay menos matrimonios en este momento", explicó.

"Vivimos en una sociedad muy distinta a la de hace algunos años, la incorporación muy decidida de las mujeres al mercado laboral tiene que ver con esto, también la problemática económica, no es lo mismo iniciar una familia cuando la gente tiene trabajo estable que cuando hay incertidumbre", expresó.

Incluso, el entrevistado sostuvo que también infl uye el hecho de que la mujer ya no ve en el matrimonio su estado ideal y que ya antepone otros aspectos como su desarrollo profesional, lo que da paso a uniones libres y concubinatos.

¿Se acaba el amor?

Para Luna Canales, la explicación no es que hay menos amor para que se incrementen los divorcios y se reduzcan los matrimonios.

"Debe haber la misma cantidad de amor, sólo que no hay el sufi ciente valor para casarse. La gente que se divorcia no forzosamente tiene que ser por falta de amor, te comentaba que los factores económicos pueden infl uir bastante y más que falta de amor, creo que estamos ante una sociedad que es dinámica y avanza", opinó.

"Estos patrones los vemos muy tranquilamente como algo normal en sociedades más desarrolladas, lo que pasa es que nos estamos incorporando a modos de vivir de países más desarrollados", explicó.

Sin embargo, ya en la "práctica", Gerardo no lo ve así, pues consideró que su divorcio fue en parte porque se acabó el amor y los envolvió la rutina.

"Mi ex y yo duramos apenas dos años, definitivamente no nos entendimos, como que los dos cambiamos mucho a como éramos de novios y como dice la canción, se acabó el amor", señaló.

"Estar casado ya es otra cosa, como que no te cae el veinte y como que quieres seguir viviendo igual que de soltero, por eso uno la debe pensar muy bien antes de `embarcarse'", añadió.

Sin embargo, Luna Canales insiste en que mantener un matrimonio tiene que ver con la estabilidad emocional y económica y a patrones sociales de conducta. "Por ejemplo hay gente que se lo achaca (incremento de divorcios) a la participación de la mujer en la vida económica, donde defi nitivamente una mujer no se comporta igual cuando ella tiene una manera de ganarse la vida, que cuando es dependiente absolutamente del marido.

"Si el marido está preparado para aceptar que le mujer sea productiva y que esté fuera de casa, pueden llevar un matrimonio muy largo y muy feliz, pero si no, si él tiene en su mente otro rol para la mujer, pueden empezar los problemas", dijo.

"Simplemente son otras situaciones que trascienden", externó el funcionario estatal.

"Hay que ver que el matrimonio es la institución que nuestra ley establece para que funcione la familia, que tiene la función de la procreación de la especie, de la ayuda mutua, y también habría que ver la manera en que esta familia se puede proteger, con o sin matrimonio", subrayó.

Pacto civil

Desde el 2007, Coahuila dispone de otra fi gura para quienes quieren hacer su vida en conjunto amparados en la Ley: el llamado Pacto Civil de Solidaridad, que contempla la unión de dos personas del mismo sexo.

Sobre el asunto, Luna Canales dijo que a la fecha se han concretado 90 pactos civiles en Coahuila, 3 de los cuales se dieron entre parejas de distinto sexo y el resto entre contrayentes del mismo sexo.

"Las celebraciones de pactos civiles se ubican la mayor parte en Saltillo y en Torreón, aunque también se han presentado en otros municipios como Piedras Negras, Acuña, Monclova, Ramos Arizpe y Arteaga", precisó.

Luna Canales informó que en países como Francia, donde también existe esta fi gura, en 2006 se celebraron 7 mil uniones de ese tipo, de las cuales, el 7 por ciento fue entre personas del mismo sexo.

"O sea que allá (en Francia) se convirtió en una institución para que personas del mismo sexo puedan organizar una familia, y al menos allá, responde a las necesidades de la sociedad".

El subsecretario de Asuntos Jurídicos califi có a Coahuila como un islote de tolerancia en este sentido.

"Y así como también somos un ejemplo de desarrollo económico y de combate a la marginación, también somos un ejemplo de tolerancia y respeto y eso no es poca cosa", consideró.

Aclaró que en México, Coahuila es la única entidad que tiene un Pacto Civil como tal.

"Hay que recordar que las uniones de convivencia que existen en el DF son un paso importante para reconocer civilmente a ciertas uniones, sin embargo es algo distinto al Pacto Civil de Solidaridad.

Digamos que aunque caminan hacia la misma dirección a promover la igualdad, el Pacto Civil de Coahuila tiene por objeto que las personas organicen una vida en común, allá es un aspecto netamente conceptual desde el punto de vista patrimonial", dijo.

Incluso, agregó, en el DF se celebra ante notario público y no ante un Ofi - cial del Registro Civil, como sucede en Coahuila.