Universal
Houston.- Hasta antes de 1996, el problema era que las carreras de los jóvenes futbolistas terminaban después de la era colegial, pues no había liga profesional en Estados Unidos; sólo en algunos casos, emigraban a Europa sin experiencia y el fracaso era una constante.
"Se podría decir que el equipo del Mundial de Estados Unidos (1994) era sólo un puñado de estudiantes", comentó Eric Wynalda, miembro de aquella selección y ahora analista para ESPN. "Ahora eso ha cambiado".

Todo ha mutado. En 1996 nació la Major League Soccer (MLS), segundo intento por establecer este deporte a nivel profesional en la Unión Americana tras la vieja NASL (National Soccer League) de los 70 y 80. Esta vez resultó y ahora, 10 años después de su creación, es una opción real para el futbolista profesional.

Cada uno de los 14 equipos tiene la obligación de tener en su nómina a un jugador menor de 15 años y a otro menor de 17; el programa Generación Adidas, que comenzó como el Proyecto Nike en 1997, compromete a los clubes a apoyar con el pago de estudios para los jugadores que sean fichados por ellos durante su carrera colegial. Además, existe desde hace un año un torneo de reservas de los equipos de la MLS, situación que algún tiempo atrás se realizaba en México, aunque esto ya no ocurre.

"La MLS hace un trabajo enorme en el desarrollo de jugadores. Es bueno que ahora elementos de nuestro equipo nacional jueguen en Europa, como Freddy Adu, quien milita en el Benfica, de Portugal", comentó Bob Bradley, técnico de la mayor en EU.