El País
La cantante planea mudarse a Los Angeles, donde ha hecho una oferta por una inmensa casa de 25 habitaciones
Ultimamente, la cantante Mariah Carey ha estado tomando importantes decisiones. Después de casarse tras un fugaz romance con el actor y cantante Nick Cannon, Carey decidió tener hijos, para lo que ha recurrido a una clínica de fertilidad. Quizás por eso, la más reciente decisión ha sido cambiar Nueva York por California, donde ha puesto sus ojos nada menos que sobre la que se considera la mansión más cara del mundo.

Durante los últimos tres meses, la cantante, que cumple 39 años la semana que viene, se ha dedicado a buscar su próxima vivienda en Los Angeles, para lo que no parece haber reparado en gastos. La casa elegida tiene por nombre Fleur de Lys y está situada en la lujosa localidad de Beverly Hills, donde tienen su residencia el matrimonio Brangelina, Julia Roberts y su familia, Tom Cruise y Katie Holmes, entre muchos otros famosos.

La mansión fue construida por el multimillonario tejano David Saperstein y cuenta nada menos que con 15 habitaciones, una sala de cine de 50 butacas, otras 10 dependencias para el servicio, un garaje con capacidad para nueve coches y su propia pista de jogging. El precio por todos estos lujos es 125 millones de dólares o, lo que es lo mismo, un poco más de 92 millones de euros.

Si finalmente la compra, cuestión que aún no ha decidido ya que se encuentra en el período de negociaciones, la mudanza de Carey y Cannon será una de las más caras que se han realizado. Y, aunque se sabe que la cantante ya ha hecho una oferta, aún no sale a la luz si se ha conformado con el precio o ha hecho una contraoferta.