Jeanette Muñoz/Excélsior
Se trata de la organización queretana que surgió por iniciativa de su líder. "Nacimos obligados por la circunstancia, se podría decir que somos hijos de la necesidad. Yo, por ejemplo, soy médico veterinario, tengo más de cinco años sin empleo fijo, he tenido algunos trabajos temporales que sólo me alejaron de mi profesión. Tuve que abandonar mi verdadera vocación. No tuve otra opción que aceptar lo que me ofrecieran", explica García.
México, D.F..- México, como Nueva York, también tiene un club de desempleados que reúne a los que no tienen un trabajo con reclutadores. Es la única asociación de profesionistas desocupados registrada desde marzo de 2008 en el Instituto Nacional de Desarrollo Social (Indesol) y lucha contra la falta de recursos y la apatía del gobierno para fomentar la creación de plazas laborales.

"Necesitamos apoyo de todos los niveles. Ni siquiera estamos pidiendo dinero, aunque nos ayudaría porque no tenemos una fuente de financiamiento. Lo que realmente deseamos es que el gobierno nos ayude a crear los vínculos necesarios con aquellos que pueden necesitar de nuestros servicios y estén interesados en nuestros conocimientos, habilidades y experiencias", menciona en entrevista para Excélsior Roberto García Rebolledo, presidente de la Asociación de Profesionistas Desempleados, AC (APDAC).

Se trata de la organización queretana que surgió por iniciativa de su líder. "Nacimos obligados por la circunstancia, se podría decir que somos hijos de la necesidad. Yo, por ejemplo, soy médico veterinario, tengo más de cinco años sin empleo fijo, he tenido algunos trabajos temporales que sólo me alejaron de mi profesión. Tuve que abandonar mi verdadera vocación. No tuve otra opción que aceptar lo que me ofrecieran", explica García.

Sin más recursos que las aportaciones voluntarias hechas por los 70 miembros del grupo y las autoridades del municipio de Santiago, Querétaro, la finalidad de la APDAC es la creación de proyectos que puedan ser ofrecidos a empresas, el gobierno y, en general, a cualquier instancia que necesite ideas y servicios.

"Nuestro objetivo es organizar grupos de profesionistas de la misma rama que, al trabajar en conjunto, puedan crear planes útiles a nivel social o, ¿por qué no?, sean capaces de establecer sus propios negocios. Si no nos dan empleo, pues nosotros nos lo generaremos", dice García Rebolledo.

A pesar de que la APDAC no realiza ninguna clase de campaña publicitaria, en las últimas semanas más personas se han acercado a este club para tratar de solucionar sus problemas de desempleo.

"Soy consciente de que es necesario realizar más actividades deportivas, culturales y recreativas para tratar de ayudar a todas estas personas. El problema de ser desempleado no sólo es no tener dinero o un lugar fijo para laborar. Te desgastas, dejas de confiar en ti. En una palabra, sientes que pierdes hasta tu propia dignidad. Lo que por ahora podemos hacer es brindarles ayuda sicológica. Eso puede contribuir a que regrese a ellos el respeto."

Dentro del grupo se pueden encontrar personas de distintas procedencias y carreras. Hay abogados, sicólogos, médicos, administradores, contadores e ingenieros, sobre todo ingenieros industriales que perdieron sus plazas en alguna de las empresas establecidas en Querétaro.

Es el caso de Mayra de la Peña. Lleva cinco años buscando un trabajo. No estudió para contestar teléfonos en una oficina. Cada día olvida un poco más de lo que aprendió en las aulas del Politécnico. Es ingeniera.

"Pensé que para estos momentos de mi vida, yo ya tendría un empleo estable, un lugar donde pudiera contar con un buen salario, tuviera todas las prestaciones de ley, pero, sobre todo, sintiera que me estoy desarrollando profesional y humanamente", cuenta Mayra.

En APDAC hay personas de todas las edades, desde jóvenes recién egresados, incapaces de colocarse por falta de experiencia, hasta adultos rechazados tan sólo por haber rebasado los 40 años.

El grupo, dice su fundador, no dará más difusión de lo que hace hasta no obtener resultados positivos, pues el trabajo realizado será una carta de referencia y mostrará una solución real al problema de la falta de empleos en México.

"No hemos querido promovernos para atraer más personas, porque no tenemos los recursos suficientes para operar. Estamos trabajando localmente, con gente de Querétaro.

"Cuando ya tengamos más posibilidades nos daremos a conocer para vincular a profesionales de todo el país", indicó. Por lo mientras la situación de Mayra se agrava por la crisis económica mundial.

Según la Encuesta de Expectativas de Empleo de Manpower, el nivel de contratación en México para el primer trimestre de 2009 será el más difícil desde 2002. A fines de año se habrán creado entre 111 mil y 170 mil plazas, en tanto que en el primer semestre se perderán 500 mil.