Universal
La tasa de criminalidad se ha incrementado en el mundo, de acuerdo con cifras reveladas ayer por el programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Urbanos
NAIROBI .- La tasa de criminalidad se ha incrementado en el mundo, de acuerdo con cifras reveladas ayer por el programa de Naciones Unidas para los Asentamientos Urbanos. Según el reporte, el Distrito Federal es una de las cuatro ciudades de América Latina donde se comete más de 50% de los crímenes nacionales, a pesar de lo cual no figura entre aquellas donde la población siente más temor ante el auge del hampa.

El reporte de UNHABITAT, basado en encuestas de la ONU, revela un incremento de alrededor de 30% en los niveles globales y regionales de criminalidad entre 1980 y 2000, de 2 mil 300 a 3 mil por cada 100 mil habitantes. En Latinoamérica, el Caribe, Europa Oriental y Africa es donde se ha registrado un mayor aumento; en Norteamérica y Europa Occidental, la tasa se ha reducido en las últimas dos décadas. Cabe mencionar que Washington D.C., es la ciudad con la tasa de asesinatos más elevada a nivel mundial.

Encuestas aplicadas en 35 países industrializados y en desarrollo, basadas en reportes policiales, revelan que en 2001 se registraron 50 millones de crímenes violentos y contra la propiedad. Sudamérica y Sudáfrica dieron cuenta de las tasas más altas de robo.

En el caso particular de Latinoamérica, donde 80% de la población vive en zonas urbanas, el reporte, difundido en el marco del Día Mundial del Habitat, indicó que más de la mitad de los crímenes cometidos en Brasil, México y Venezuela se produce, respectivamente, en las ciudades de Río de Janeiro y Sao Paulo; el Distrito Federal y Caracas.

Seis países de Latinoamérica figuran en una lista de 10 naciones desarrolladas y en desarrollo cuyos residentes dijeron sentir más temor al regresar en la noche a sus casas. Pero México no figura en ella. En cambio, sí están Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Costa Rica y Paraguay. Brasil, donde 70% de los habitantes dijeron tener miedo en esas circunstancias, ocupa el primer lugar del listado, seguido por Sudáfrica (65%) y Bolivia (58%).

En Brasil, más de 100 personas mueren diariamente por arma de fuego y la tasa de decesos relacionados con el uso de armas de fuego en Río de Janeiro supera, en más del doble, el promedio nacional. En Sao Paulo, además, se comete 1% de todos los homicidios del mundo, aunque esta ciudad de 18 millones de habitantes apenas representa 0.17% de la población mundial.

"La violencia urbana erosiona el capital social de los pobres", dijo Anna Tibaijuka, directora ejecutiva de UNHABITAT. La violencia en América Latina erosiona la inversión. Según el reporte, la carga financiera relacionada con la comisión de delitos equivale a 25% del Producto Interno Bruto de Colombia y El Salvador; 12% en México y Venezuela; 11% en Brasil y 5% en Perú. En términos generales, el reporte indicó que cerca de 60% de los habitantes de países en desarrollo ha sufrido algún tipo de incidente relacionado con la criminalidad.

Japón es el país con la tasa de homicidios juveniles más baja a nivel mundial (0.4 por cada 100 mil personas), seguido por Francia (0.6) y Alemania (0.8).

El informe aseguró que se necesitan nuevas políticas para encarar el rápido fenómeno de la urbanización. Cerca de la mitad de la población del mundo ya vive en centros urbanos y al menos un billón de ellas en barriadas. Para el año 2050, dos tercios de la humanidad vivirá en poblados y ciudades.