"Estoy aquí para que todos continuemos bien y tengamos un buen espíritu. Es cuestión de 'feeling', de sensaciones. Me lo dicen mil cosas. Eto'o ha sido todo un ejemplo. Pero es cuestión de 'feeling', no hay otra razón", aseguró
Madrid/Barcelona.- "Cuestión de 'feeling'". Así explicó hoy Josep Guardiola, entrenador del Barcelona, su decisión de prescindir del delantero camerunés Samuel Eto'o, descartando cualquier acto de indisciplina o de fricción entre ambos.

Mal ambiente en el vestuario, incompatibilidad con los esquemas de juego o incluso necesidad de ingresar dinero son algunas de las razones que suelen esgrimirse cuando se prescinde de un "crack", pero Guardiola es peculiar hasta para explicar decisiones drásticas. El técnico español dio una multitudinaria rueda de prensa y gastó la mitad del tiempo en intentar explicar por qué prescinde de un futbolista que marcó 121 goles en los 177 partidos jugados con el Barcelona en las últimas cinco temporadas.

"El entrenador no está para cambiar la personalidad de los jugadores, pero sí tiene la obligación de decir con quién voy a jugar, cambiar ciertas cosas que mi experiencia como futbolista me dice que tenemos que hacer. Para mí tampoco es fácil tomar esta decisión. La tomo por cuestión de sensaciones", insistió.

Las razones no están claras, pero la conexión entre Guardiola y Eto'o nunca fue buena. La pasada campaña ya estuvo a punto de salir del equipo y hasta Guardiola aseguró en pretemporada que no contaba con el camerunés.

Finalmente, Eto'o habló con el entrenador y se quedó para firmar una gran temporada, con 35 tantos en 50 partidos, incluyendo un gol decisivo en la final para la conquista de la Liga de Campeones. Pero Eto'o no varió la opinión de su entrenador, por más abrazos que ambos se dieran en las celebraciones de los tres títulos conquistados (Liga española, Copa del Rey y Champions).

"He tenido enfrentamientos con los 20 jugadores de la plantilla", aseguró Guardiola, que descartó así que tenga una relación especialmente mala con el africano. "No hay un argumento de peso. Ha sido un ejemplo dentro y fuera del campo. Es sólo sensación mía. Posiblemente a Eto'o le cueste comprenderlo".

Sin embargo, la salida de Eto'o todavía está pendiente de las negocaciones del jugador con el Inter de Milán. El Barcelona llegó a un acuerdo con el club italiano por el punta sueco Zlatan Ibrahomovic que incluye el pago de 45 millones de euros (64 millones de dólares) y el traspaso de Eto'o. Pero ahora le corresponde al camerunés aprobar su pase al Inter.

"Todo se ha complicado muchísimo y no sabemos cómo acabará. A día de hoy, Eto'o es jugador del Barcelona, (Diego) Forlán es del Atlético de Madrid e Ibrahimovic es del Inter", dijo Guardiola en relación a tres atacantes vinculados al presente del club.

De hecho, Guardiola ni siquiera cerró las puertas a la posibilidad de que Eto'o siga en el equipo si no llega a un acuerdo con el Inter, una situación que sería como mínimo muy complicada.

"En el fútbol, lo que pasa hoy no garantiza lo que vaya a suceder mañana. No descarto incluso que esté con nosotros el 27 de julio", aseguró Guardiola, que de todas formas ligó obligatoriamente el fichaje de Ibrahimovic a la salida de Eto'o. "No jugarán juntos", sentenció.