El Universal
Guadalajara, Jal.- Felipe de Jesús Vicencio Alvarez es preciso: "La estrategia del Gobierno de Jalisco en su relación con la Iglesia católica ha generado innecesarias preocupaciones y conflictos, y exacerbado ánimos de manera irresponsable".
Por ello recomienda hacer un deslinde, perfectamente claro, del ámbito político de lo religioso; "es muy necesario", apunta el delegado estatal de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

Admite así que esa atmósfera "de confrontación y de intolerancia", provocadas por "algunas acciones poco prudentes del gobierno (que encabeza el panista Emilio González Márquez), también han repercutido en el seno del PAN".

Hace notar que en el interior del PAN se reproduce el mismo debate que hay en la sociedad, derivado de las acciones del Gobernador por su cercanía con la jerarquía de la Iglesia católica asentada en la entidad.

A lo largo de los primeros 14 meses de gobierno de Emilio González, ha entregado y comprometido recursos millonarios a la Iglesia Católica, encabezada en el estado por el cardenal Juan Sandoval Iñiguez, entre ellos un donativo por 90 millones de pesos para la construcción del Santuario de los Mártires.

Alvarez Vicencio es licenciado en Filosofía por la católica Universidad del Valle de Atemajac, asentada en esta ciudad.

"Algunos militantes del partido consideran que el Gobernador está haciendo lo correcto, mientras que, no pocos, consideramos que probablemente se haya extralimitado", añade al confirmar que hay división en el PAN.

Panista de pura cepa
El ex senador usa camisa azul, pantalón de mezclilla y barba rala, escucha música de cámara. Se muestra concentrado al realizar un análisis de la situación por la que atraviesa el PAN, tras las decisiones del Gobernador en favor de la Iglesia católica.

Investigaciones de periodistas críticos como Rubén Martín, apuntan a que entre estas acciones hay un convenio con la Congregación Mariana Trinitaria, donde esta agrupación de orientación católica participa asociada con la Secretaría de Desarrollo Humano.

Asimismo, anota que el Gobernador recorre la Ruta del Peregrino a Talpa. Pero a este panista de cepa -hijo de dos de los cuadros más significativos del blanquiazul, Abel Vicencio Tovar (fallecido) y María Elena Alvarez- no le incomoda hablar de las posiciones asumidas por Emilio González Márquez desde la gubernatura de la entidad respecto con la Iglesia Católica.

Deja claro que para el PAN la relación entre el Gobernador y la Iglesia Católica debe ser de respeto, e incluso de cordialidad, pero con un deslinde muy claro de los dos ámbitos:
"Siempre será necesario que todo gobierno de Jalisco mantenga una relación de respeto y cordialidad con la jerarquía de la Iglesia Católica, que, sin duda, también representa un liderazgo significativo, pero un gobierno debe ser muy responsable en la forma de establecer ese vínculo.

"Porque un gobierno no debe dar lugar a confusiones y la pluralidad de la sociedad exige un deslinde perfectamente claro del ámbito político de lo religioso, de manera que algunas decisiones de este gobierno y la estrategia de relación con la Iglesia católica no han tenido el cuidado de mantener claro este deslinde que es muy necesario".

Reorientar
Añade que espera que se reoriente lo que pasa hoy en el PAN de Jalisco. En el Gobierno estatal hay "conciencia clara de sus responsabilidades y límites, ni siquiera es necesario que haya un desmarcaje, pero es prioritario establecer un límite que permita identificar con respeto el ámbito que a cada quien le corresponde".