"Hay condiciones para que los mexicanos y las mexicanas puedan ejercer su derecho al voto con toda serenidad", dijo Gómez Mont después de votar durante la mañana
Ciudad de México.- Las elecciones legislativas de México, primera prueba electoral para el gobierno del presidente Felipe Calderón, se desarrollan con "normalidad", dijo hoy el secretario (ministro) de Gobernación, Fernando Gómez Mont.

En estos comicios, que prepararán también el camino hacia las presidenciales de 2012, se renovarán los 500 diputados federales, además de seis gobernadores, y alcaldes y legisladores locales en 11 estados (provincias), entre ellos el industrializado Nuevo León. Gómez Mont dijo que "México necesita la participación de sus ciudadanos", en medio de pronósticos de que habrá una baja afluencia a las urnas.

Las tres últimas encuestas, divulgadas el miércoles, adjudicaban al opositor Partido Revolucionario Institucional (PRI) una ventaja de unos cinco puntos porcentuales frente al Partido Acción Nacional (PAN, en el poder) que perdería así su mayoría relativa en la Cámara baja.

Gómez Mont dijo que, más allá de los resultados, "el gobierno hará los acuerdos políticos con el Congreso, como siempre, en el afán de sacar de la manera más concertada posible la definición de aquellas políticas públicas que está necesitando el país".

Los 139.000 centros de votación abrieron a las ocho de la mañana y cerrarán a las seis de la tarde de cada localidad, para que puedan ir a votar los 77,5 millones de empadronados.

Por la diferencia de dos horas que hay entre el centro del país y la costa del Pacífico, los últimos locales de votación estarán abiertos hasta la 01:00 GMT (ocho de la noche en Ciudad de México). Calderón fue a votar con su familia antes del mediodía (local) en una escuela primaria situada cerca de la residencia oficial de Los Pinos.

El PRI, que gobernó de 1929 a 2000, podría duplicar su número de 106 diputados y reemplazar al PAN como primera fuerza, aunque sin mayoría absoluta. El PAN tiene actualmente 206 de las 500 curules.

Los comicios se realizan bajo una amplia vigilancia policial y con unos 45.000 militares desplegados en todo el país en la lucha contra los cárteles de la droga, que han asesinado a unas 3.000 personas este año y 6.290 el año pasado.

En medio de la peor recesión económica desde 1995, la economía y la seguridad son las principales preocupaciones entre los mexicanos. Más de 18.500 observadores nacionales y extranjeros supervisan el proceso electoral, entre ellos, por primera vez, una misión de la Organización de Estados Americanos (OEA).

La Cámara de Diputados se renueva cada tres años, la última vez en 2006 junto con los comicios presidenciales. El Senado, que se elige por seis años, no cambiará de composición hasta las próximas elecciones presidenciales en 2012.