NOTIMEX
Santiago, Chile.- El escritor mexicano Juan Villoro aseguró que el futbol mexicano le debe mucho a los jugadores chilenos y calificó como "indisciplinado" al brasileño Ronaldinho, informó hoy la edición digital de Las Ultimas Noticias.
En entrevista con el periódico chileno, Villoro, quien realiza una visita a Santiago, aseveró que "el futbol mexicano le debe muchísimo a los chilenos. Creo que el mejor extranjero que jamás ha jugado en México es Carlos Reinoso".

Definió a Reinoso como "un hombre cuyo único pecado era jugar con el América (1970-1979), el equipo de los poderosos. Pero fue un dominador de media cancha extraordinario. Contamos también con Alberto Quintano (en Cruz Azul 1971-1977), un defensa notable".

"Y en mi equipo (Necaxa) tuvimos la suerte de contar con el gran Ivo Basay, que nos llevó al título (1994-1995) después de 57 años de no ser campeones. Y Humberto Suazo (Monterrey) es muy merecidamente un campeón de goleo", acotó.

Villoro señaló respecto de Ronaldinho, delantero del Barcelona, club del cual es fanático en España, que "es un jugador totalmente indisciplinado, que está más tiempo en las discotecas que en los entrenamientos".

"Entiendo que la presión es muy difícil y la manera que tienen los jugadores brasileños de hacer meditación o yoga es ir a una discoteca. Pero no todos son Romario", apuntó el autor de "Dios es redondo", entre otros libros.

Agregó que el Barcelona "tenía muy buenos jugadores, pero cometió el error de copiar al Real Madrid y, después de los galácticos, quiso tener a los Cuatro Fantásticos, que no se combinaban bien entre sí".

Cuestionó la contratación del francés Thierry Henry, "no porque sea un mal jugador, sino por su edad y por su precio, y al mismo tiempo por su posición en el campo, porque estaba acostumbrado a jugar en solitario, como punta del Arsenal".

Comentó respecto al Villarreal, que dirige el chileno Manuel Pellegrini, que "no es un equipo que me guste como juega, pero es un equipo que prefiero no enfrentar" y agregó que "tengo una concepción del juego un poco más suelta".

Añadió que no le gustó el trato que le dio Pellegrini al argentino Juan Román Riquelme, "pero logró objetivos importantes en un momento en que el futbol se industrializa. No es un equipo muy imaginativo, ni muy inventivo, pero es sólido. Es un cuadro previsible".

El novelista y ensayista mexicano aseveró que "en los estadios hay mucho de religioso, la gente tiene fe en su equipo, muchas veces contra la evidencia; hay un enviado del diablo, que es el árbitro, que invalida las acciones que damos por justas".