Desde temprana hora los guatemaltecos acuden a votar en unos comicios de los cuales es casi seguro que no saldrá un claro ganador, por lo que haría necesaria una segunda ronda el 4 de noviembre
Los guatemaltecos comenzaron a acudir a las urnas desde temprano el domingo para votar en las elecciones generales de las que es casi seguro no saldrá un claro ganador en la papeleta presidencial lo que haría necesaria una segunda ronda el 4 de noviembre.

''Yo me levanté temprano y vine a votar por ¿que cuando salga del trabajo ya van a estar cerrados los centros'', dijo a la AP Judith Orellana quien aguardaba bajo una ligera llovizna en los primeros lugares de la fila en un centro de votación ubicado en la Colonia Alameda, en las afueras de ciudad de Guatemala.

Orellana, una enfermera que trabaja turnos de 14 horas de domingo a domingo, vive en este barrio donde las pandillas atemorizan a la población y dijo que ''voto porque cambie esto, ya no se aguanta la inseguridad y la violencia''.

Las mesas abrieron a las 07:00 hora local (13:00 GMT) para cerrar a las 18:00 (24:00 GMT) , con los primeros resultados previstos para las 21:00 hora local (03:00 GMT del lunes).

Entre los principales retos que pondrán a prueba la capacidad del Tribunal Supremo Electoral en esta oportunidad está el haber duplicado la cantidad de mesas electorales para permitir que estas se coloquen en las aldeas y no solo en las cabeceras departamentales.

Sin embargo, los resultados de las pruebas de transmisión de datos hechas permiten pensar que no habrá problemas una vez cerradas las urnas.

Además de la elección presidencial, los guatemaltecos elegirán 158 diputados y 332 alcaldes. Si ninguno de los 14 candidatos presidenciales obtiene el 50% más uno de los votos, los dos que más apoyo tengan pasarán a la segunda vuelta electoral, prevista para el 4 de noviembre.

Los dos candidatos presidenciales con más posibilidades de pasar a la segunda ronda son Alvaro Colom, de la Unidad Nacional de la Esperanza y Otto Pérez, del Partido Patriota. Ambos están empatados en un 30% de intención de voto según una encuesta publicada por el grupo de medios más grande del país.

Mientras Pérez ofrece mano dura contra la delincuencia y toda la firmeza de un general retirado como él, Colom advierte sobre un regreso al pasado militarista del país y promete combatir la pobreza que afecta a la mitad de la población.

Unos 18 mil 500 policías y 11 mil 800 soldados fueron enviados a los distintos puntos de votación en todo el país para garantizar la seguridad de los votantes, candidatos y autoridades electorales.

Es el último día de un proceso electoral que, con más de 50 asesinatos -el doble que durante 2003-, es el más violento de los últimos años en Guatemala.

El jefe de la misión electoral de la Unión Europea, Wolfgan Keisser-dorfler, pidió al gobierno que asigne un grupo de investigadores para esclarecer en que proporción los asesinatos responden a causas políticas o a la ola de violencia que cobra 5 mil vidas al año.