Foto: Archivo
newspcs.com
Considerado como el mejor buscador de la historia de Internet, Google permite a millones de usuarios de todo el mundo acceder y consultar un universo de conocimientos e información de forma exclusiva rápida y organizada.

Su creación ha supuesto una revolución en el acceso a todo tipo de contenidos.

El pasado día 24 de Octubre, un sonriente Larry Page recogía el Príncipe de Asturias de comunicación y humanidades. Ahí es nada.
Considerado como el mejor buscador de la historia de Internet, Google permite a millones de usuarios de todo el mundo acceder y consultar un universo de conocimientos e información de forma exclusiva rápida y organizada.

Su creación ha supuesto una revolución en el acceso a todo tipo de contenidos.

El pasado día 24 de Octubre, un sonriente Larry Page recogía el Príncipe de Asturias de comunicación y humanidades. Ahí es nada.

Como reconocía la Fundación Príncipe de Asturias, Google efectivamente es el buscador más rápido, que ofrece información bien estructurada y que da un montón de servicios gratuitos y respuestas.

Tan bueno es que en muchos aspectos no tiene rival ninguno y nadie podría competir de tu a tu con él.

Más de la mitad de los 1.500 millones de internautas que hay en todo el mundo utilizan dicho buscador.

En España, por ejemplo, acapara más de un 93% de las búsquedas y en Francia o Alemania ronda más del 85%.

Google está llena de potentes rivales como son Yahoo o MSN, aunque de estas no hay ni un pequeño rastro, ¿ por qué ?.

En Estados Unidos, un mercado muy competitivo, tiene una cuota del 60% aproximado.

Por presencia y cuota de mercado, Google debía estar tan bajo sospecha como Microsoft.

Además, parece que va a haber Google para rato, al menos así señalan los creadores del mismo.

Gerald Reischl es un periodista de Austría que hace meses sacó en España un libro titulado " El engaño Google ", donde vuelca todo el resultado de una minuciosa investigación sobre el buscador en sí.

Pues bien, todo parece indicar que esta compañía aventaja tecnológicamente a sus rivales entre 12 y 24 meses.

Además, como dice el experto David Vise " El biógrafo oficial ", por cada dólar invertido, Google obtiene un rendimiento tres veces mayor que sus competidores.

Como consecuencia del dominio y de las ventajas que del mismo está sacando, cada vez son más los que aseguran que Google tendrá en algún momento que enfrentarse a una denuncia antimonopolio, como en el pasado hicieron IBM o Microsoft, que todavía sigue purgando.

Sin embargo, y al contrario que Microsoft, que siempre ha tenido parte de la opinión pública en contra, por el momento el buscador escapa a esa imagen de Godzilla de Internet y más bien es sinónimo de cool.

La iconografía es casi perfecta, empezando por sus fundadores, Serge Brin y Larry Page, que siempre aparecen en las fotos oficiales como sonrientes y desenfadados soñadores, aunque multimillonarios y con un proyecto empresarial supervisado por Eric Schmidt, un ejecutivo dilatado currículo en la industria de las nuevas tecnologías.

Su lema es un condescendiente Don't be evil en castellano significa No hagas el mal.

Además, muchos darían casi la vida por trabajar en esas idílicas oficinas de Mountain View, en California, en el llamado Googleplex, donde más de 16.000 empleados se mueven en patinete o Segway y disponen, casi siempre de forma gratuita, de comida de los cinco continentes, zona de juegos, piscina y de guardería.

Es lo más parecido a un patio de recreo para adultos, afirman algunos trabajadores de la empresa.

Como se afirma en El Engaño de Google, muchos de los que acuden con los ojos cerrados al buscador quizá no mostraban tanto entusiasmo si supieran cómo funciona, cómo recopila el Sr. Reischl, Google ha crecido tanto que su hegemonía en los sectores de la información, la búsqueda y la publicidad lo convierten en una potencia mundial controlada.

Pero no queda ahí la cosa: " transforma la sociedad, afecta al aprendizaje, fomenta la cultura del copia y pega y actúa como el mayor registrador de datos que el mundo ha conocido.

En definitiva, es un Gran Hermano cuya mirada pronto llegará a los lugares más recónditos de nuestra vida privada.

A diferencia de otros sitios, como Facebook, donde los usuarios introducen voluntariamente la información, cuando hacemos búsquedas en Google o empleamos algunas de sus aplicaciones y programas ( ya sean Gmail, Google Docs, Gtalk ), dejamos infinidad de datos sin darnos cuenta y sin reparar en las consencuencias de ellos.

Y es que los datos de las consultas permanecen almacenados en los servicios del buscador durante unos 18 meses y, entre esos datos, está la IP del ordenador, el dominio desde el que se ha iniciado la búsqueda, el día y la hora de consulta o el número de identificación de la cookie generada.

Google asegura que mantiene estos logs de acceso por dos razones.

Por un lado, porque permiten mejorar el servicio y la presentación de resultados.

Por otro, para mantener la seguridad del sistema ( se analiza el comportamiento de estos logs con el fin de detectar código malicioso o malware ).

Reischl nos asegura, sin embargo, que las patentes que atesora la compañía muestran un deseo claro de sacarle partido a toda esta información.

¿ Cómo funciona la extracción de datos de Google ?.

Para dar una idea, Reischl nos sugiere echar un vistazo al servicio gratuito Google Analytics.

Este programa permite seguir el segundo la actividad de nuestra página web, con estadísticas pormenorizadas del tráfico.

Si esto está disponible para todos aquellos que utilizan el módulo de publicidad Adwords ( anuncios que van acompañados  a las búsquedas ), ¿ qué no tendrá Google a nivel interno para sacarle partido a su eterno caudal de datos?.

Google dice que esta información de sus sistemas de extracción de datos queda para ellos, pero su valor es incalculable.

La esfera privada, la confidencialidad de los datos o la acumulación exagerada de información son temas que manchan el nombre de Google.

Sin embargo, los bloggers que he consultado por News Pcs le han quitado hierro al asunto y aceptan el trueque que propone la compañía de Brin y Page.

José Antonio Del Moral, hombre de referencia en la blogosfera local y socio Director de Alianzo, cree que la pérdida de intimidad es el peaje que hay que pagar por estar activamente en Internet.

Por otra parte, Benjamí Villoslada, fundador en 2005 del sistema de programación de noticias Menéame, se queja de que es muy fácil hacer amarillismo en este punto y arremete contra las conspiranoias.

Benjamí comenta " Creo que hay que ejercer la presunción de inonencia.

Si delinquen los de Google entonces hay que juzgarlos, no antes, responde Juan Castromil, fundador del blog Clipset.net, también acepta el que todas las empresas de Internet se afanen por acumular información de los clientes, aunque advierte de que si los usuarios del buscador tuvieran la sensación de que sus datos están siendo usados ilegalmente, éste perdería todo el apoyo popular que recibe.

Google está entre la espada y la pared.